domingo, mayo 08, 2005

¿Nos hacemos unas pajillas?

¿Con la mano o con la boca?

AVISO: este post podría ser considerado "de mal gusto" por tratar temas relacionados con la sexualidad y emplear vocabulario grosero. Si hiere tu sensibilidad, pues no haberlo leido, que estabas avisado, ¡morboso!

Lo prometido es deuda. No podía dejar escapar un tema tan sabroso como son las pajillas (y además relajamos las tensiones generadas en los posts anteriores). Todos conocemos cientos de anécdotas, propias y ajenas, relacionadas con el ancestral arte de la masturbación. Algunas de ellas son como fábulas que nos ilustran sobre lo que debemos y lo que no debemos hacer a la hora de cascárnosla. Antes de nada, comentemos algunos mitos populares y tabúes:
  • Relación entre las pajas y los granos: no está muy claro, debido a que no se ha realizado ningún estudio científico serio al respecto (o al menos yo no lo conozco). Hay teorías sin confirmar, como que las pajas que producen granos son las "pajas viciosas" (ver más abajo), o las que se interrumplen por algún motivo (mi consejo personal al respecto es que paja que se empieza, paja que se termina, que dejar a medias estas cosas no puede traer nada bueno).
  • Relación entre pajas y crecimiento: tampoco se han hecho estudios sobre el tema, pero se sabe de algunos casos de "enratonamiento" que se solucionaron al reducir el ritmillo pajeril.
  • Relación entre pajas y la ceguera: completamente falso. Yo estoy escribiendo esto y tú lo estás leyendo.
  • El 99% de los hombres reconoce abiertamente que se masturba y el 1% miente: pues no lo sé, yo no conozco a nadie de ese 1%.
  • Las poluciones nocturnas: sí, existen. Si nunca has tenido ninguna es que te pelas la banana más que un mandril y el organismo nunca ha necesitado hacer un desalojo de emergencia.
En las anécdotas pajilleras siempre hay algún componente traumático, por lo que el anonimato de los protagonistas será guardado escrupulosamente.

El papel no engaña

Un auténtico Master Of Pajas siempre ha de tener los elementos necesarios para el oficio a mano. Antíguamente con sólo una buena revista porno se podían satisfacer todas las necesidades, pero con la llegada de internet, la prensa guarra ha quedado muy relegada.

El protagonista de esta historia tenía un rollo de papel higiénico al lado del ordenador. Siempre preparado, como los Boy Scouts. Todo era perfecto, hasta que un día una amiga entró en su habitación y se quedó mirando el rollo de papel sobre la mesa:

- Hmmmmm... es pá los mocos.
- ¡Yo no he dicho nada, yo no he dicho nada...!

La última gota va para el calzoncillo

Hay situaciones en las que no siempre se cuenta con el apoyo logístico adecuado. Cuando no se tiene papel higiénico ni revista porno que pringar, hay que buscarse las castañas. Uno de los mayores fans de Charles Bronson explicó que tenía el ordenador demasiado lejos del cuarto de baño y que de las más próximas servilletas de papel no podía servirse porque se notaba demasiado que faltaban (el chico se masturba mucho). Como el hambre agudiza el ingenio, ese seguidor de Onán desarrolló una impresionante técnica para recoger el grumo con la misma mano que utilizaba para machacársela.

Pero siempre hay rezagados que se enteran de que se puede utilizar papel en lugar de los gayumbos al oir estas anécdotas. Yo me pregunto si nadie se escamaba al poner las lavadoras...

Hay muchas más formas de no pringarlo todo, algunas de ellas son para pijos, como las pajas con condón, otras más populares gracias al cine, como la paja en la ducha (el mejor momento del día), y algunas intermedias, como los pañuelos deshechables (los que vienen en caja y se sacan tirando son perfectos).

Un consejo: nunca escatiméis con la cantidad de papel, sobre todo al recuperar el vicio tras un periodo de inactividad, ya que es posible que la lechada desborde nuestras previsiones y pringue el suelo (o la alfombra ó moqueta de turno, que es peor).

De repente un extraño

Cuando uno se pone a tocar la zambomba es preferible estar solo, o en un lugar privado, pero si no es posible, o se intuye que uno puede dejar de estar solo de forma inesperada, hay que tener todos los sentidos alerta y nunca, nunca, confiarse.

Un caso estremecedor fue el de aquel que confiaba en que el sonido del ascensor le prevendría de la llegada de sus padres con la suficiente antelación como para parar el video, sacar la película, limpiarse y recoger todo... lástima que a su progenitor le diese por hacer ejercicio y subir por las escaleras.

También fue sonado cuando un colega invitó a otro a su casa para ver una peli porno. El anfitrión tomó la precaución de echar la llave por dentro, dejándola puesta, y cuando le pareció oportuno se fue al cuarto de baño a sacudir la sardina. Mientras tanto, el otro chaval siguió viendo la peli tranquilamente hasta que descubrió que eso de dejar la llave puesta por dentro no funcionaba con ese modelo de puerta. Pero claro, no se iba a poner a explicarle a los padres de su amigo que la culpa era de su hijo por no probar las cosas antes de ponerlas en práctica.

Otros episodios a punto de acabar en tragedia los suelen protagonizar las abuelas, con esos andares silenciosos que las caracterizan. Deberían prohibir esas alpargatas que llevan.

En estos casos se aconseja abortar la operación, aunque luego salga un grano.

Con las botas puestas

La masturbación es una actividad a la que hay que entregarse en cuerpo y alma, dedicándole toda la concentración y el cariño necesarios. Digamos que los requerimientos son parecidos a los de conducir, uno no debería ponerse si está ebrio o tomando medicamentos.

Un camarada onanista llegó completamente borracho a su casa, se tiró en la cama y no se le ocurrió nada mejor que pelársela cual bonobo en celo. Se quedó dormido con la butifarra en la mano. Gran sorpresa se llevó su madre a la mañana siguiente cuando fue a despertarlo (esto ya se contó en el insomnio de una noche de verano). Seguro que luego le salieron dos granos pajeros, uno por vicioso y otro por dejarla a medias.



A partir de aquí, un par de textos que he recopilado por ahí.

Tipologías de pajas

Según la motivación

Distintos nombres para uno de los actos más importantes en la vida de todo hombre. Hasta ahora, se creía que siempre son motivadas por un deseo sexual imposible de satisfacer en pareja. Pero el prestigioso autor Myca Vykos, junto con sus colaboradores de la Universidad del Pimiento Jalapeño, han llegado a diferenciar múltiples diferencias en la motivación de estos actos que tantas satisfacciones nos han dado. He aquí esta perla de sabiduría

La paja viciosa

Es la paja por excelencia, la que hasta ahora se creía la única. Es la que te haces simplemente porque estás salido y punto.

Tiene una variante conocida como la paja dedicada y es aquella que te haces cuando ves una tía que te pone como una moto y te la machacas pensando en ella, antes de que el recuerdo se evapore de tu mente.

La paja ociosa

Es aquella que te haces sin ningún tipo de motivación sexual, implemente porque te aburres y no tienes nada que hacer. Es la que se da en esas largas tardes de verano, cuando estás de vacaciones y tus colegas no pueden quedar hasta las nueve y todavía son las siete y no sabes cómo matar el tiempo hasta que llegue la hora. Si el nivel de aburrimiento es muy alto, puede derivar en la paja experimental, que es cuando te da por hacer chorradas como pelártela con la mano izquierda, untada en crema o con la mano fría.

La paja valeriana

La que te haces en momentos de estrés buscando no la satisfacción sexual (que nunca viene mal), sino la relajación posterior. Es lo que sueles hacer el día antes de un examen que llevas cogido con pinzas.

La paja valium o somnífero

Son las cuatro de la mañana en verano, no te quedas dormido ni a la de tres y mañana te tienes que levantar a las ocho... Pues eso, pajote al canto y en cinco minutos estás roncando. Existe una variante llamada paja gelocatil, que te la haces porque te duele la cabeza, con la intención de calmarlo. Los resultados pueden ser nefastos, con la cabeza y la polla a punto de explotar y con ganas de morirse.

La paja higiénica

Por extrañas circunstancias de la vida, llevas una larga temporada de inapetencia sexual y hace tiempo que no vacías las pelotas. Se hace imprescindible en momentos así darle al manubrio para evitar las molestas e incómodas de explicar poluciones nocturnas.

La paja celebrativa

Has conocido a una chica maja, y finalmente has triunfado... con dos cojones, cuando llegas a casa te la pelas para celebrar el polvo.

La paja sorpresa

Estás en el tigre tan tranquilo, notas algo raro, miras hacia abajo... ¡Ahí va! ¿Y esto? Te das cuenta de que estás empalmado y no sabes por qué. Pues bueno, ya que estamos, habrá que aprovecharlo..

La paja McAulay

Te la haces simplemente porque estás "Solo en casa"

La paja preparativa

Has quedado con una linda señorita que va a servir para que des rienda suelta a tus más bajas pasiones, pero no quieres quedar mal... ¿qué mejor que una buena manuela para evitar desagradables caídas del sistema de forma precoz? Existe un subtipo conocido como paja preventiva, y es la que te haces cuando tienes que hablar en público y no quieres quedar mal por culpa de una inoportuna e imprevista erección.

La paja rutinaria

Pues bueno, porque siempre te la pelas los viernes a las siete y media o el sábado después de comer, para no perder las buenas costumbres..

La paja reto

Es aquella que te haces simplemente por lo bien que queda conceptualmente habérsela hecho. Dos subtipos:

  • Por cantidad ("tengo que llegar a la séptima del tirón", suele desaparecer con la pubertad)
  • Por lugar, también conocido como paja estandarte (en lugares raros, como en clase, o en la sacristía...)

La paja innovadora

La primera. Tiene un no sé qué de misterio, de no saber qué va a pasar... finalmente te abre las puertas de un mundo nuevo, pero es una lástima que sólo ocurre una vez en la vida.

La paja Messengera

Aquella que realizas o cometes en plena charla de msn. Como nadie te ve, mientras los demás hablan, tú te tocas.

Como podemos ver, la masturbación es algo más complejo de lo que a priori parece. Recordemos, para finalizar, esa gran perla de la sabiduría popular:

"Adolescencia es la etapa de la vida de un hombre en la que aún cree que la masturbación es algo transitorio"

Según la técnica empleada

Lo último en técnicas de masturbación.

Esta práctica ha sido siempre atacada por los sectores más conservadores de la iglesia, y demás gente de bien, con afirmaciones como: "No te toques eso que te quedas ciego" ó "No te la machaques, que te salen granos".

Afirmaciones por otro lado, que todos los que estáis leyendo este documento, sabéis que son mentira. Antes de meternos en materia, es muy importante que usted comience a familiarizarse con su miembro, su amigo el calvo. Míreselo, cójalo, vea como se hincha, píntele unos ojos, hágale ropita. Cuando ya sea uno más, estará preparado. Y ahora ya, sin más dilación, vamos a pasar a relatar las técnicas milenarias que numerosos genios han ido acumulando en sus momentos de ocio, para nuestro disfrute.

La paja del misionero

Materiales: Si es usted un neófito en la materia, necesitará sin duda una revista, una película, o algún tipo de material de índole estimulante. Los grandes maestros prescinden de todo este tipo de añadiduras.

También necesitará papel higiénico, Kleenex, o material similar.

Recibe su nombre por analogía con su versión del coito, (de la cual sólo se diferencia en que no conoces gente).

Póngase cómodo, relájese, respire hondo. Una ver recolectado el material, proceda a asir el miembro viril, firmemente (pero sin estrangular), y comience un suave movimiento de vaivén, rítmico... hipnótico, desde la base hasta el glande (o capullo). No se preocupe si inicialmente no siente nada. A medida que el movimiento prosigue, verá como le invade una agradable sensación. Si su pene continua inerte y fláccido, compruebe con detenimiento los pasos anteriores. Si todo ha ido bien, al cabo de algunos minutos comprobará que necesita aumentar el ritmo: la máquina le pide más. La culminación de este paso llegará en breve. Con la mano que le quede libre, coja el papel higiénico, y colóquelo en la trayectoria que intuya vaya a seguir el pegote que surgirá como colofón glorioso de la tarea emprendida.

Nunca, repito NUNCA, lo haga sobre la revista, ya que si no, tendrá que pasar las hojas de tres en tres, e impedirá que otros familiares y/o amigos disfruten con tan preciado material. ¡Enhorabuena!. Ya es usted un iniciado en la paja del misionero.

La paja hidratante

Materiales: Lo mismo que la paja anterior, más crema hidratante, nivea, atrix, etc. ¡Nunca utilice jabón o gel de baño! (por experiencia).

El procedimiento es muy similar al anterior, sólo que esta vez, deberá embadurnarse el miembro con la crema. No se deje engañar por la aparente sencillez, ya que ésta es una técnica elaborada y supone una mayor preparación. Consulte preguntando a sus amigos, o a sus padres.

La técnica de la "paradinha"

Esta técnica le permitirá llegar a cumbres inexploradas de su persona, y de su miembro; su amigo el calvo. Aunque el comienzo es similar a la del misionero, lo que realmente la diferencia es la culminación.

Proceda como en la paja mencionada, pero prepárese para hacer la "paradinha" justo antes del momento cumbre. (en las primeras pruebas, tenga muy a mano el papel, ya que nunca se sabe cuando se puede fallar). Justo un instante antes del momento cumbre, detenga todo movimiento, aguante la respiración y concéntrese. Con la práctica logrará repetir la "paradinha" tantas veces como desee, antes de que tener que recurrir al papel.

Practique, ¡practique mucho!. No desaproveche ninguna ocasión. Lleve un calendario de camionero siempre encima, con la excusa de lo de las fechas. Es un instrumento muy útil en los duros comienzos. Esta técnica le llevara a convertirse en un hombre multiorgásmico.

El postre de la casa

Materiales: Un melón, un microondas y un cuchillo de cocina.

Esta técnica no sólo requiere un dominio de las técnicas anteriores, sino una gran pericia a la hora de elegir el melón: el objeto del deseo. No piense en él como en una fruta: véalo como un amigo, póngale nombre si es necesario. Con una precisión quirurjica, haga una incisión transversal en uno de los polos.

Deberá cortar lo suficiente para dejar hueco a su amigo el calvo. Compruébelo bien ahora, porque luego no tendrá tiempo, y podría echar abajo la operación. Una vez hecho el hueco, y comprobada con una incursión de reconocimiento, la validez de dicho hueco, prepárese para el segundo paso, que requiere una gran destreza. Introduzca el melón en el microondas, después de haber extraído el miembro. Caliéntelo durante breves instantes, dependiendo de la potencia del microondas. Un calor excesivo podría echar abajo esta operación, y muchas otras. Con gran rapidez y agilidad, abra el microondas y, mientras aún esté caliente, introduzca al calvo repetidas veces hasta consumar la operación. Muchos testimonios avalan que es exactamente igual a una vagina.

NOTA: No se olvide de tirar el melón a la basura, y no lo meta en la nevera para otra vez, ya una lamentable confusión puede llevarle a comer el auténtico postre de la casa (aunque por otro lado, no deja de ser un plato hecho por uno mismo, con todo el amor del mundo). Otra Nota: Si corta el melón justo por la mitad, tendrá para dos veces.

La mano que mece la cuna

Materiales: Una silla, u otro mobiliario rígido, que le permita estar sentado. El papel higiénico.

Deslice su mano habitual debajo de sus posaderas, hasta agarrarse el muslo de la pierna contraria, y siéntese encima, presionando el antebrazo. Si lo está haciendo bien, notará como su brazo se adormece. Deberá investigar hasta encontrar el punto exacto de adormecimiento. Cuando con la otra mano se pellizque los dedos de la mano habitual, y no los sienta, habrá llegado el momento de la acción. Tendrá unos breves momentos hasta que el brazo recupere su riego, en que le parecerá que se la está machacando otro.

La mano que mece la cuna (Enhanced)

Materiales: Una silla, y esmalte de uñas rojo pasión.

La mecánica es la misma que la anterior, solo que antes deberá pintarse las uñas de su mano habitual, para que en este caso, parezca que se la está machacando otra (mujer, no mano).

La mano que mece la cuna (re-enhanced)

Igual que en las anteriores, pero mientras se masturba con una mano, tiene la otra bajo el culo, para poder hacer relevos al recuperar la sensibilidad.

La alegría de la huerta

Materiales: Una bolsa de pipas vacía, o alguna de anchura similar, un puñado de lentejas, y un cordón o una goma elástica.

Meta las lentejas en la bolsa, e introduzca a Kojak dentro también. Con la goma elástica, fije bien la bolsa a la base de Mr. Proper, de forma que las lentejas no caigan, y ayuden a masajear al calvo. Proceda como en la paja del misionero.

No todo lo que vuela va a la cazuela

Materiales: Una mosca en perfecto estado de salud. Una bañera llena de agua caliente.

Cójase el insecto, y procédase a retirarle una de las alas. Métase en la bañera, y a modo de periscopio, asome a su amigo el calvo de entre las aguas. Cuando vislumbre tímidamente su calva, coloque al insecto en la calvo islote, y déjela hacer. La mosca comenzará a dar vueltas alrededor de la isla, generando así una plácida sensación. Todavía no conocemos a nadie que haya llegado al orgasmo con esto, pero sí a quien lo ha practicado. Esta vez no es necesario el papel, debido a que el chorro llevará al insecto por delante, directamente al agua (según las previsiones mas optimistas).

Que te la pique un pollo

Materiales: Un pollo muerto, una barra de pan, crema hidratante, y un microondas.

Extraiga la miga del pan, échela en un bol, y a modo de sopa de leche, úntela bien con la crema hidratante. Una vez tenga una masa compacta y suave, rellene el pollo desde su parte trasera con tal pasta. Introduzca a su amigo el calvo, para probar y hacer el hueco necesario, y al igual que con el melón, introduzca el conjunto (sin calvo) en el microondas. Una vez a la temperatura adecuada, proceda a ejecutar los pasos explicados previamente en "El postre de la casa". Esta variación da mejor resultado que la del melón, debido al tacto caliente y carnoso del ave.

¡Ojo!. Como en el caso del melón, le aconsejamos no dejarlo de nuevo en la nevera para posteriores usos. Recomendaciones:

Si su pollo tiene aun cabeza, decapítelo antes de efectuar el acto. Numerosos testimonios afirman que la mera visión de la cabeza asomando en las embestidas corta bastante el rollo.

A la cabeza del pelotón

Materiales: Esparadrapo, una venda, unas tijeras, y una bicicleta (Recomendamos que sea estática).

Rodee uno de sus muslos con la venda, y también a su querido amigo. Procure no saltarse este paso, si no quiere una depilación que nunca olvidará. Siéntese en la bicicleta, sin olvidarse de tener a mano las tijeras (Muy importante, ya que de lo contrario, una vez finalizada la etapa, se verá en grandes apuros). Sitúe al calvo sobre la parte vendada del muslo, y proceda a enrollar con el esparadrapo juntamente el muslo con el miembro. Una vez comprobada la correcta fijación, comience un movimiento de paseo sobre la bicicleta. Nada de sprints al principio. Vaya acelerando la marcha según su amigo le vaya indicando. Ésta será la mejor etapa de su vida. Una vez finalizada la faena, y superado el entusiasmo, proceda a cortar con mucho cuidado el esparadrapo y las vendas, para liberar al cabezón.

NOTA: Si no tiene bicicleta, también puede utilizar una máquina de subir escaleras, o unas escaleras poco frecuentadas.

Ay! me siento Flex

Materiales: Una cama con colchón y somier (¡De láminas, por favor!), una bolsa de plástico suave, un paño y cojines.

Advertencia: Esta práctica puede resultar peligrosa en extremo, si no se siguen los pasos indicados. Sobre todo es MUY importante que el somier no sea de muelles, ni tenga partes metálicas punzantes.

Colóquese a una altura cómoda mediante los cojines, de forma tal que pueda introducir a Constantino Romero, entre el somier y el colchón, para lo cual deberá levantar un poco en colchón. Coloque en la zona elegida para la incursión, y sobre el somier, el paño a modo de almohadilla para el miembro. Envuelva su miembro cuidadosamente con la bolsa, y sitúelo encima del paño. Pose delicadamente el colchón sobre el miembro, y comience a hacer el conocido movimiento de vaivén. Si el somier es de muelles, podría sucederle lo que a uno de nuestros ex-miembros honoríficos, que ensartó a Kojak en un muelle, para sorpresa suya, y de su madre que entró en esos momentos en la habitación. Su desgarrador alarido todavía resuena en nuestros corazones.

Twister contra el calvo

Materiales: Una aspiradora, y una bolsa de plástico suave, y una muñeca pepona, o cualquier otro patético peluche.

Extraiga el escobón de la aspiradora, dejando libre el tubo succionador. Perfore un agujero desde la nuca del muñeco hasta la boca. Introduzca el tubo succionador desde atrás, de forma tal que aparezca levemente por la boca. Envuelva al calvo en la bolsa, y tenga a mano el interruptor del aspirador. Meta su miembro en la boca del peluche, conecte el aspirador, y el muñeco que le hizo feliz en su infancia le hará mas feliz ahora. El muñeco puede guardarlo para posteriores usos. Si lo desea, puede usted probar el artefacto con otros orificios de su muñeco preferido. Si el muñeco hace algún tipo de ruido cuando se le aprieta, es mucho mejor, porque casi parece que estuviese participando activamente. Si su muñeco es uno de estos, no lo deje escapar: no son fáciles de conseguir.

Al sol que mas calienta

Materiales: Un radiador de pared, de los que tienen tubos, y un paño.

Encienda el radiador (o si tiene calefacción central, espere a la hora adecuada), y espere a que alcance la temperatura adecuada. Tenga cuidado porque estos radiadores tienden a aumentar la temperatura incluso después de haberlos apagado. Busque en su radiador el hueco óptimo para la tarea, envuélvase el miembro en el paño, y efectúe el movimiento estándar, arropado por el agradable calor del radiador.

La vaca loca

Materiales: Una vaca, un salero.

Coloque un poco de sal sobre el hocico del vacuno, para que le escueza un poquito. Al sentirse asi la vaca, sacará la lengua para quitarse la sal. Si justo antes de eso, le metemos el nákaro por un agujero nasal, entonces obtendremos placer gracias al efecto vaivén, y a los lametones de la vaca.

NOTA: Esta tecnica se pueda practicar con tu mejor amigo.

¡Otto, a comer tu Dog Chow!

Materiales: Un perro o un gato fiel y juguetón, y mermelada, miel o la golosina líquida preferida por su mascota.

¡Ojo!. No intente esta técnica si no confía totalmente en su mascota. Unte copiosamente con la mermelada a su sonrosado amigo, llame cariñosamente a su mascota y muéstrele el suculento menú. Él hará el resto.

Sus familiares y amigos ya no podrán decir que su mascota no sabe ningún truco, o que no sirve para nada.

Nota: Animales como tortugas, hámsters o peces de colores, no son recomendables para este método.


Lo sé, Figura, con esto me he alejado a pasos agigantados del Intimist Powah.

3 comentarios:

fortran dijo...

Amen
Anonymous | 09.05.05 - 4:45 pm | #

Estoy debería aparecer en la enciclopedia.
Mecedor de cunas | 09.05.05 - 7:36 pm | #

sí, lástima que si uno se pone a practicar con la enciclopedia delante luego las páginas se queden pegadas
fortran | 10.05.05 - 5:21 pm | #

Ademas la enciclopedia no se puede meter en el microhondas.jajaja
Buen post, me he escojonao.
pekeñogranhombre | Homepage | 11.05.05 - 9:04 am | #

Gravatar Hola para empezar quiero decir lo bueno que es este post, me he reído tanto que me han entrado agujetas...JAJAJAJA. Para continuar quiero pedir mis más sinceras disculpas por el plagio en toda regla que he hecho sin vuestro permiso, aunque...también con retoques...pero por favor contacten con migo via e-mail y denme o no su permiso para ponerlo en mi blog....siempre con enlace...
Saludosssss
Adrián Sánchez | Homepage | 14.05.05 - 10:14 am | #

tío, permiso más que concedido, acabo de ver tu weblog hace un rato y está muy jashondo... por cierto, ¿made in Aluche también? XD

saludos!
fortran | 14.05.05 - 10:30 am | #

Gravatar Pos no soy de aluxe, pero si tengo a un colega q es de ahí... por ello el post de CREEP jejejeje
Gracias x la generosidad....
Adrián Sánchez | Homepage | 14.05.05 - 11:27 am | #

(copiado de haloscan)

Lek dijo...

jajaja... ciertamente, un post muy... ¿educativo?

gonzalo dijo...

visitar mi pagina y buscad la foto del mando de la wii,jajajaja