miércoles, noviembre 08, 2006

Aprendiendo a cagar sin manos

Os voy a contar un ejemplo sobre cómo el uso en exceso de una tecnología a priori útil e interesante puede convertira en un estorbo incómodo.

La tecnología en cuestión son los sensores de movimiento. Su uso más directo fue para sistemas de detección de intrusión (las alarmas, vamos), pero a algún iluminado se le ocurrió que también servirían para usos domóticos, como encender automáticamente las luces cuando se entra en una habitación.

Lo de entrar en un sitio y que las luces se enciendan solas, es realmente una idea cojonuda, si no fuese porque en cuanto te quedas quieto un ratito, las cabronas van y se apagan. La solución entonces es fácil, te mueves un poco (dependiendo de lo sensible que sea el cacharrito, que normalmente no lo son mucho para evitar falsos positivos) y ya está.

El problema viene cuando ponen ese sistema en el cagadero. Abres la puerta, entras y se enciende la luz. Hasta aquí, todo maravilloso. Te bajas los pantalones, te sientas en el trono y te concentras plenamente en la tarea que tienes entre las nalgas. En cuando pasa un minutillo y sigues ahí quieto con el apretón, plof, van las hijas de puta de las luces y se apagan.

En ese momento se te pasan por la cabeza tres opciones, a cada cuál más jodida:
a) Levantarte para que el sensor se dé cuenta de que sigues ahí dándolo todo (descartada porque cagar de pie es algo complicado).
b) Esperar con resignación, limpiarte el culo a oscuras y desear que nada salga mal en el delicado proceso (descartado, porque no limpiarse el culo del todo o hacerlo con la mano tiene sus inconvenientes).
c) Ponerse a agitar los brazos como un gilipollas con la esperanza de que a esa altura y con ese leve movimiento el sensor te detecte y se apiade de tu culo (jodido porque hacer el ridículo mientras cagas puede ser algo traumático, y no querrás tenerle fobia al sagrado acto de cagar).

Normalmente uno hace de tripas corazón y se dedica al penoso espectáculo de la escatológica pantomima para poder limpiarse el ojete a conciencia (que los métodos para comprobar si has terminado a oscuras no son recomendables).

3 comentarios:

Maestro J dijo...

JAJAJA Tío!! Esperaba algo más bestia como "¿cómo se lo monta un manco para limpiarse el ojete?" jajaja o "¿cómo tirar de la cisterna cuando uno no tiene brazos?" la verdad es que es un tema bastante morboso y poco práctico para los que afortunadamente no tenemos que devanarnos los sesos con esas tareas tan cotidianas. Es un poco cruel pero bueno, yo me imagino a mi mismo sin brazos y realmente tiene que ser una putada jajaja. Aunque sin luz yo creo que es peor todavía lo de mear jajaja
poruqe hgay que apuntar bien y tal. Tambien te puedes sentar, no había caído. ¡La de posibilidades que ofrece tener rabo! jajaja xD Bueno, tito fortran, menuda beta acabas de abrir, el tema da para mazo.

Anónimo dijo...

El otro día me pasó exactamente eso en la uni. ¿Acaso la cámara que utilizo para espiarte constantemente es de doble sentido?. Mira que les dije a los de la tienda del espia "ONE-WAY" coño!!!.

No, no diré como lo solucioné

fortran dijo...

Es que los cagaderos de las universidades son escenario de casos así a diario... xD