viernes, agosto 03, 2007

Cosas que molan de Linux (I)

Esto que voy a contar aquí no es nada complicado y seguramente cualquier usuario medio de Linux sepa hacerlo, aunque es posible que no se le haya ocurrido...

¿Cuántas veces te has tenido que largar de casa corriendo y has dejado el ordenador encendido porque estaba haciendo algo que no podías dejar a medias? Si la respuesta es más de cero, a lo mejor encuentras de utilidad lo siguiente, si no, te jodes y sigues leyendo, que para eso eres mi putita y estás aquí para tragarte mis bodrios.

Vamos allá, supongamos que tenemos el comando en cuestión (un apt-get update, un wget, o cualquier cosa por el estilo) ejecutando en primer plano, lo que tenemos que hacer es suspenderlo momentáneamente (ctrl+z) y después ejecutar la siguiente línea:
fg; poweroff
Con eso continuaremos la ejecución y en cuanto termine "fg" (foreground) ejecutará "poweroff" y apagará el cacharro. Menuda chorrada ¿eh? pues espera a ver lo siguiente.


La otra situación posible es cuando tenemos algún programilla con interfaz gráfica descargando porno como un poseso y el programa no terminará su ejecución cuando termine la descarga, por lo que no nos sirve la triquiñuela de encolar un comando tras su finalización... entonces tendremos que mirar el tiempo estimado para que finalice, cruzar los dedos para que la estimación sea buena y hacer lo siguiente:
  • Programar la tarea de apagado con el comando "at" a la hora estimada de finalización (sugiero darle unos cuantos minutos más de margen):
    echo poweroff | at 21:30
    Tiene el inconveniente de que si apagas el ordenador antes manualmente, en cuanto lo vuelvas a encender después de la hora programada, se apagará automáticamente otra vez...
  • Hacer lo mismo que en el primer caso, pero simulando el tiempo de duración de la descarga con un sleep:
    sleep 1h 30m && poweroff
    Como podéis ver, aquí los comandos "sleep" y "poweroff" están concatenados con "&&" en lugar de ";" lo cuál sirve para que el segundo comando no se ejecute si el primero devolvió un código de error distinto de cero, como es el caso cuando se termina la ejecución abruptamente con ctrl+c; lo cuál nos sirve para abortar la orden de apagado en el caso de que nos arrepintamos y queramos seguir trabajando o tengamos una nueva estimación de la duración de la tarea.

La última opción es conectaros por ssh a vuestra máquina con vuestra PDA desde cualquiera que sea el puticlub con wifi en el que estéis y apagarlo a mano.

Pues eso, que como estoy seguro de que ninguno de mis sufridos lectores ha llegado hasta aquí porque la mitad ya lo sabía y a la otra mitad no le interesaba, yo aprovecho y me voy a cagar.

7 comentarios:

Otro dijo...

Me parece a mi que tú cagas demasiado... Háztelo mirar.

fortran dijo...

Ah, así que tú sí que has llegado al final xD

Anónimo dijo...

Yo ni lo sabía ni me interesaba. Lo suyo es no tener una vida lo suficientemente interesante como para tener otra cosa que hacer más que estar ante el ordenador...

fortran dijo...

Anónimo, ¿te das cuenta de lo irónico que es que digas eso desde un ordenador pasada la medianoche?

Lek dijo...

Yo he llegado al final... tarde, pero hasta el fondo xDDD

lucy dijo...

creo k si te quieres reeducar, podrías ser un poco más amable en tu forma de escribir y menos groserillo.

Anónimo dijo...

(Otro anónimo)

Hablas así de mal porque lo has escrito sin ganas, por gusto, o es que no te han ensañado modales?