jueves, marzo 26, 2009

Watchmen y los nuevos frikis

Parte 1

Después de dos semanas tras haber visto la película (y unos 5 años de haber leído el cómic), me estaba resistiendo a hablar sobre Watchmen, porque en el fondo me joden estas cosas. Me refiero a la adaptación de algunas obras de culto al cine, como por ejemplo El Señor de los Anillos o esta misma.

Leer Watchmen o El Señor de los Anillos requería cierto esfuerzo, al menos algo más que estar sentado durante unas dos horas y media en el primer caso y durante más de ocho en el segundo. Ese esfuerzo era lo que hacía que mereciesen la pena, se podían disfrutar durante varias semanas, les ibas cogiendo cariño a los personajes, haciéndolos tuyos, imaginando qué sienten, por qué actúan así... y eso se pierde.

La otra parte encantadora de los libros es que no se anunciaban en las marquesinas. Para conocer un libro, normalmente alguien te tenía que haber hablado antes de él... es algo mucho más cálido que un anuncio en TV.

Y sí, esa es la parte que más me jode, que antes podía recomendarle Watchmen a algún amigo y era como compartir un tesoro, un tesoro que ahora se ha devaluado. Pasa lo mismo con todo; si el oro y la plata fuesen el material más abundante de la tierra, los bancos seguramente guardarían lingotes de mierda (otra frase del Tito Fortran para la posteridad).

Después de esta reflexión, entiendo en cierto modo a la gente que se enfada cuando sus grupos de música favoritos pasan de ser conocidos entre los círculos de frikis pajilleros a convertirse en un fenómeno de masas (a mí esto personalmente no me preocupa, porque así puedo ir escuchando la música que me gusta en cualquier emisora o en cualquier bar).

Parte 2

Ahora voy a hablar por fin sobre la adaptación de Watchmen.

A mí Zack Snyder me daba mucha confianza, más que por 300 (que la vi normalilla), por el remake tan cojonudo que hizo de Dawn of the Dead... no es que fuese la hostia en originalidad, pero estaba plagada de detalles de calidad muy sorprendentes en un director novel. La verdad es que no me he sentido especialmente defraudado, porque la cosa estaba muy jodida y si bien es cierto que hay muchos matices mejorables en la película, creo que es un trabajo salvable, así que le doy un 7,5.

Podría empezar a hablar sobre sus virtudes, pero creo que es más efectivo si voy directamente a por los fallos.

Para empezar, NO es una adaptación viñeta a viñeta y plano a plano como he leído por ahí, si bien hay muchas coincidencias, ni por asomo se acerca al nivel de fidelidad que tiene por ejemplo Sin City con su respectivo cómic original. Esto en principio no es ni bueno ni malo, pero quería resaltarlo.

Lo peor es que los vigilantes realmente sí que parecen superhéroes, en lugar de unos capullos disfrazados con colorines. Creo que en el cómic queda bastante bien reflejado eso, que son gente que hace el ridículo por la calle, realmente no molan y son objeto frecuente de burla, y eso no se aprecia en la película; tanto por una estética realmente guay (joder, el Búho Nocturno parece Batman) como por las proezas sobrehumanas que realizan (esas hostias que mandan a un tío volando a 10 metros... si Crocop no puede hacerlo, es que nadie puede).

Ahí Zack Snyder tenía que haber terminado de echarle cojones y meter la escena que faltaba en el cómic: un héroe enmascarado cagando. Sí, si en la primera viñeta de la página 22 Rorschach estuviese reflexionado mientras plantaba un pino sentado en el trono en su casa en lugar de estar haciendo el gilipollas encima de un tejado, el cómic habría ganado muchísimos puntos. Porque asumámoslo, caga el Rey y caga el Papa, así que desde luego que también cagan los tíos estos; y no hay ningún sitio mejor para pensar que el cagadero.

El otro gran fallo creo que es Adrian Veidt/Ozymandias. En la película no se aprecia realmente el gran fenómeno que es... ni en el mundo de los negocios ni en el personal. Parece que tiene el síndrome de Asperger, que carece de carisma alguno y que en general cae mal a la gente, cuando precisamente en el cómic es todo lo contrario. No creo que sea un problema inherente del actor, sino de cómo está dirigido más bien.

Un recorte que le hace perder muchísima profundidad a la trama es la desaparición de las referencias a los cruces de hostias que hay entre "Nova Express" y "New Frontiersmen", así como todas las escenas del kioskero, que son las que hacen de nexo entre el mundo de los héroes y lo que sucede en la calle y muestran la escalada de tensión frente a la posible guerra nuclear... si bien Las Crónicas de la Fragata Negra son maravillosas en sí mismas, eran perfectamente prescindibles para el formato de la película.

Sobre cómo está rodada la película, creo que se les ha ido un poco la mano con las escenas de acción (sobre todo con la primera). Vale que un par de hostias bien dadas siempre dan alegría, pero se abusa demasiado de la cámara lenta. El casquete de Daniel Dreidberg y Laurie Juspeczyk (¿se escribía así?) creo que también dura demasiado... y no lo digo por puritanismo, pero la verdad es que sería mucho más útil que lo hubiesen guardado para la versión extendida en DVD.

La relación entre Edward Blake/El Comediante y Laurie también queda muy diluida, no se llega a percibir correctamente cómo le llega a coger asco y el recurso del Dr. Manhatan "abriéndole la mente" me parece una putísima mierda barata.

Otra aportación que pasa casi desapercibida, incluso para los que la estamos buscando de forma activa, es la presencia de Walter Kovacs entre la gente. Tendré que volver a verla en DVD para fijarme mejor, pero es algo que debería haberse hecho un poco más evidente.

Sobre los efectos especiales, el Dr. Manhatan mola bastante, sobre todo para las chicas, por ese cacho de ciruelo que le han puesto. Lo que no me acaba de convencer es la forma en la que revienta a la gente, siempre había imaginado algo más... discreto. Tampoco me gusta cómo está hecha la cicatriz de Edward Blake, debería ser muchísimo más grotesca, en la película parece simplemente una mancha negra en la piel.

A lo mejor no me acuerdo bien ya, pero creo que han quitado todas las referencias al tabaco en la película, de lo que sí que estoy seguro es de que Laurie no aprieta el botón del lanzallamas de Archie porque esté buscando el mechero para encender su cigarro... la verdad es que queda un poco más tonta así.

Lo mejor, las escenas en sepia de los Minuteman del 44 con la canción "The Times are Changing" y el funeral de Edward Blake con una versión de "The Sounds of Silence". La música está bastante bien escogida.

Creo que es una película que está hecha para ser vista después de haber leído el cómic, o para leer el cómic inmediatamente después, porque si no se queda un poco a medias.

No hay comentarios: