viernes, abril 03, 2009

Welcome to Britain

Antes de nada, buscada en el youtube la canción "Welcome to Britain" de la OST de 28 Weeks Later y ponedla de fondo, para ir ambientando...

Bueno, ya han pasado casi 4 años desde mi anterior visita turística a Londres (no cuento cuando vine a hacer la entrevista hace unas semanas) y ahora que tengo un ratillo y un portátil (bueno, netbook, que me está matando eso de que las teclas sean un poco más pequeñas, pero aún así es mejor que mi pda para escribir) voy a hacer un poco de recopilación de las cosas que me parecen diferentes y qué cosas me están sorprendiendo.

Lo primero es lo limpia que está la ciudad. Sí, señoras y señores, Londres está limpio que te cagas... menudo contraste con cuando llegué a Stansted hace 4 años y vi las moquetas llenas de mugre y grasaza. Pues bien, debe ser que en estos años han descubierto algún limpiador de moquetas super-potente o algo, porque esto es impresionante... vamos, que los sofás de mi casa no están tan limpios como los asientos enmoquetados del metro. Si a eso le sumas que apenas tienen papeleras (me dijo mi colega Pablo que es una medida para evitar los atentados, porque tradicionalmente el IRA ponía las bombas en las papeleras), la cosa es todavía más curiosa... en el tren que va de Gatwick a Victoria pasó una chica recogiendo la basura dos veces.

La otra cosa curiosa es que hay tarifas muy baratas para llamar a España con tarjetas de prepago... de hecho, sale más barato llamar desde aquí con el móvil que desde allí mismo; 4 peniques el minuto a fijos y 15p/m a móviles. Eso sí, contando con que la libra está baja, que cuando suba me va a dar la risa... ah, no, que yo voy a cobrar en libras, entonces me la suda.

Otra cosa, ya no hay tantos cochazos de lujo por las calles. Se acabaron los maseratis, los ferraris, los lamborghinis, los aston martins... bueno, alguno que otro sí que se ve, pero es raro, raro, raaaroooo... eso por lo visto es por el "credit crunch", que parece ser que todo el mundo tenía los cochazos en leasing y en cuanto les han apretado el cinturón ha sido lo primero de lo que han prescindido. De hecho, cuando volví de la entrevista en el aeropuerto estaban rifando un Bentley Continental GT y un Ferrari (creo que era el 430, pero no estoy seguro, todos me resultan bastante parecidos), que seguramente fuesen de leasings cancelados que no tienen otra forma de colocar... me ofrecieron una papeleta por 20 libras y les dije que se la metieran por...

Después de esas pequeñas cosillas (de las que me percaté cuando vine a hacer la entrevista), sobre lo que puedo hablar es sobre lo jodida que es la sensación de estar fuera de casa y saber que no son unas vacaciones... este lunes empiezo a currar y la verdad es que me da mucho yuyu. Porque todavía no me encuentro especialmente fluído con el inglés y porque tampoco tengo ni puta idea de lo que me van a pedir que haga en el trabajo... combinación explosiva.

Hoy he estado viendo un par de pisos en Watford y mientras visitaba el primero me he encontrado con otro chaval que empieza a currar en la misma empresa que yo el lunes, en el mismo área, pero con otro supervisor... se llama Martin y es escocés, lo voy a apuntar aquí que si no se me olvida. De todos modos, creo que no voy a pillar la habitación para compartir de ese piso, por una parte molaba porque la habitación era más o menos decente de tamaño y estaba bien organizada, pero la casa y la calle me dieron sensación cutre, además de que había que compartir con otras 3 personas y eso siempre es un riesgo. El segundo piso tenía la habitación más pequeña, pero el inmueble está nuevecito, está en una calle bastante animada y el casero vive allí y parece muy majo... creo que me voy a quedar con ese.

Volviendo a lo que es el tema de sentirse expatriado, el día que llegué lo pasé fatal... no pude dormir la noche anterior y me tiré todo el día vagabundeando por Londres, entre los manifestantes del G20 y esas cosas, con un dolor de cabeza de cojones por llevar más de 48h despierto. La verdad es que no es la mejor manera de llegar a un sitio, te puedes volver medio majara si le das muchas vueltas al coco. La verdad es que me arrepentí de no haberme traído mi cámara fotográfica, porque creo que si me hubiese puesto habría podido sacar algunas fotos cojonudas cuando la cosa se agitó un poco... ya habrá más oportunidades.

Hoy he coincidido en el "overground" con una señora que era natural de Colombia, pero que llevaba 40 años en Inglaterra y había vivido de joven en Sudáfrica y Bélgica y que era hija de un judío alemán cuya familia fue exterminada por los nazis (la hostia vamos)... he estado charlando con ella (en español, soy así de perro) y me ha enseñado las tiendas de segunda mano que había por Watford, donde me he comprado 3 libros por tres libras y media:
  • Low Fat & Salads
  • How to write and speak better
  • An introduction to the pronunciation of English
Seguro que me serán de inestimable ayuda.

Ella se compró un libro sobre chistes de judíos y me comentó que los judíos siempre se reían de ellos mismos... no se lo comenté, pero viendo cómo machacan a los palestinos con los tanques cualquiera diría que son gente con mucho sentido del humor.

La señora, que se llamaba Florentina, me dio ánimos para darlo todo aquí, y aunque la verdad que ha sido lo que te dicen siempre, que es muy importante lo de salir fuera, que esta es la edad, que hay que aprovechar el momento para conocer mundo, etc. nunca está de más volverlo a escuchar. Cuando nos despedimos me dijo que vivía en Wembley y me dio su número de teléfono por si necesitaba cualquier cosa... con gente así da gusto.

Pues por ahora creo que eso es casi todo, en otro rato que tenga libre seguiré informando...

4 comentarios:

FJRA dijo...

Y qué tal el primer día de trabajo?

el sucio dijo...

Desde el conocimiento de la soledad del extranjero, te paso un par de enlaces que te aliviarán:

http://www.pichunter.com

Del segundo enlace ya no me acuerdo, me he liado con el primero...

Andrés dijo...

C'mon!

Oscar dijo...

Londres?