domingo, junio 05, 2005

Londres 2005 (por el culo te la...)

Acabo de volver a Madrid después de pasar 5 días en Londres con unos colegas, y he aquí un resumen de las cositas más interesantes que hemos visto y hecho por ahí, que podría servir de mini-guía para todos los españoles que tengan que sufrir lo que es ser guiri en el Reino Unido.


Previos

Lo primero es ignorar mito que dice que no dejan pasar embutidos por la aduana. Aprovechad, que luego allí si queréis comer jamón, lo único que hay está a cojón de obispo y es importado de Italia (qué sabrán esos lo que es bueno).

Es importante cambiar de divisa, que a los ingleses les gusta llevar la contraria y no usan euros. Intentad cambiar lo justo, porque te meten unos sablazos del 2,5% sobre el cambio oficial.


Stansted Airport

La primera duda que le asalta a uno al pisar suelo inglés, es por dónde deben circular los peatones para no estorbarse. Todos sabemos que los coches circulan por la izquierda, pero a uno se le plantean serios problemas al caminar por el aeropuerto (Stansted en nuestro caso), lleno de guiris con la misma duda que tú, siempre dando la casualidad de que te encuentras de frente a la gente sea cual sea el lado de los pasillos por el que vayas. En las escaleras mecánicas (escalator, qué chulos ellos) normalmente está indicando en qué parte hay que colocarse para dejar pasar a los demás, pero yo ya ni me acuerdo.

Lo siguiente con lo que se encuentra uno es con la "habituación al medio". Habíamos quedado con nuestros compañeros erasmus en Victoria Station, en el centro de Londres, así que vamos a comprar los billetes de autobús (nota: los autobuses no urbanos son coach). En el punto de venta de los billetes de autobús lo primero que nos sorprende es la mugre. El suelo está enmoquetado y los asientos forrados de terciopelo, con lo que hay unos chorretones de mierda muy a considerar, que nadie sabe desde cuándo llevan ahí y seguramente a nadie le importe cuánto más seguirán.

Como la dependienta nos vio cara de no tener ni puta idea, nos atendió en español, como dios manda. Conseguimos los billetes del autobús y tenemos que esperar un buen rato, porque eso de la puntualidad inglesa va a ser que sí que es verdad, y los cabrones no esperan ni un minuto. Cuando salimos en el siguiente autobús, acojona cosa mala ver cómo toma las rotondas en el sentido contrario. Por el camino empezamos a flipar con los bugas que lleva la gente. Si te gustan los coches, Londres es una ciudad para ti. Ahí se vé de todo... bmw's a punta pala, mercedes, jaguars, porsches, aston martins, ferraris, masserattis, lamborghinis. Qué gran impresión me causó ver un Seat Ibiza. No pude reprimirme y empecé a gritar -¡¡¡Eseeeeeee Ibiiiiiiiiiiii!!!- Estoy hecho un sentimental.


Victoria Station

Cuando bajas del autobús, te vuelves a convertir en un pederasta, o pedestrian, como dicen ellos. Hay que tener mucho ojito con lo del flujo del tráfico, que no serías el primer guiri al que arrollan por la derecha esos cabrones. Por suerte, los ingleses se dieron cuenta de su error y han puesto un parche bastante eficaz; en el asfalto de los pasos de peatones pone "look right" ó "look left" con una flechita según sea el caso. Pero no deja de ser un apaño. Por desgracia, en lo que sí que escatiman es en pintura para los pasos de cebra y en semáforos para peatones, que normalmente hay que adivinar por dónde y cuándo hay que cruzar. Otra cosa curiosa es cómo van las fases... además de las fases normales, entre el rojo y el verde, pasa a "amarillo más rojo", para que los conductores vayan calentando motores y salgan escopetados.

Al llegar por allí, hay que probar eso del tube ó underground, que es como el Metro de Madrid pero con más guiris. No recomiendo en absoluto que se coja el metro, porque es caro de cojones (2 libras el billete sencillo, lo cuál vienen a ser unos 3€... 500 pelas por un puto viaje en metro, manda huevos) y encima hay muchas dificultades para colarse. El bono de 10 viajes cuesta 17 libras, lo cual lo hace "un poco" más asequible, pero todavía les queda mucho por mejorar. En lugar de darte un cómodo billetito que puedes usar 10 veces, te dan 10 billetes sencillos. Además, los billetes sencillos son jodidamente enormes.

Algo que da que pensar es la brusquedad con la que conducen los metreros londinenses... a lo mejor es que no se desahogan y por eso están encabronados. O puede que les pille todo el gustillo al llegar a la estación...


Bayswater

Nuestro hotel estaba en el número 43 (como el licor) de la calle Queensborough Terrace (yo juraría que era Queensway, pero en la tarjeta pone eso). La parada de metro más cercana cerrada, así que las siguientes más próximas eran Notting Hill Gate (como la película) y Lancaster Gate (como Burt). Cuando llegamos al hotel nos registramos los recién llegados y empezamos a hablar con el recepcionista para que nos diga a cuanto sale por cabeza. Nos tiramos un buen rato hasta que al final conseguimos pagar lo que correspondía.

Subimos las escaleras, que crujen con cada paso que damos, hasta llegar a la tercera planta. El ambiente es un poco deprimente. La omnipresente moqueta nos da mucho respeto. Seguramente se hayan creado civilizaciones autóctonas debajo. En las habitaciones hay sólo un lavabo, hay un único aseo de uso común para las habitaciones de la planta. Por suerte, están separados el wc y la bañera en dos cuartos independientes, para que se puedan usar de forma simultánea, lo que agiliza bastante los trámites que allí se realizan.

Por lo menos el sitio era barato, salíamos a unos 10€ por noche y por cabeza.

Al cabo de unas horas nos enteramos de que el cabrón del recepcionista hablaba español de puta madre.


Hyde Park

Londres tiene un montón de zonas verdes, lo cual no es de extrañar, porque con ese puto clima de mierda no les hace falta regar. Justo al lado de nuestro "hotel", está Hyde Park, el parque más grande de Londres... algo así como La Casa de Campo, pero sin putas (realmente se parece más al Parque del Buen Retiro, pero más grande y más verde).

Lo primero que nos llama la atención es la cantidad de gente que hay corriendo por ahí. En Madrid uno está acostumbrado a ver correr a los moros, con la policía detrás, pero allí se trataba de gente normal haciendo deporte.

El rincón más interesante de Hyde Park para mi gusto fue el Speakers Corner, donde se reunen todos los cantamañanas iluminados de Londres a predicar. Aquel sitio me pareció ideal para dar un poco la nota, y así lo hicimos. Cuando pasamos por segunda vez por allí, había un grupo de musulmanes predicando el Islam como forma de unir a la humanidad, yo me envalentoné y solté lo siguiente (más o menos):
- Hello, I'm from Madrid, Spain, and one year and few months ago I saw so much devastation there and I think that no religion is worth that killing...
Respuesta: Que no, que el Islam no apoya la violencia. Tampoco apoya la discriminación de la mujer. Es una religión para un mundo de piruletas.

Me hubiese gustado seguir metiéndoles caña, pero claro, como esos cabrones eran los que estaban en el púlpito yo no podía monopolizar la conversación. En fin, para eso está este weblog, que es un Writers Corner con mucho más estilo.


Camden Town

¡Esto sí que mola! Es el barrio punk/tecno/gótico/alternativo de Londres. Hay una gran zona de tiendas rodeada de mercadillos ambulantes, como El Rastro de Madrid, pero quizá un poco más "pop". Cualquier persona ávida de proveerse con ropa que llame la atención podrá surtirse bien aquí. También hay muchos sitios de tatuajes, piercings y lindezas por el estilo. A cada diez pasos te encuentras con camellos que te dicen "smoke marihuana" y perlitas similares.

La parte que más me impresionó (o mejor dicho, impresionó a mi olfato) fue una zona llena de chiringuitos de comida en plena calle, al más puro estilo Blade Runner. Los machotes saciamos nuestro apetito con unos asquerosos Posh Dogs (joder, si es que la comida china nunca falla, quién nos mandaría ir a lo autóctono) y una traditional coke... que sabía igual que la que bebemos en España.

Una tienda que hay que visitar de forma obligatoria es CyberDog. Los amantes de Matrix se verán muy complacidos con las camisetas que tienen las letras cayendo. Literalmente. Se trata de camisetas con una pantallita y unas pilas que muestran la animación de los caracteres verdes cayendo. Cualquier friki se vería totalmente embriagado, hasta que mirase el precio de las cosas.


Otras zonas

Westminster es el barrio guay, el de las fotos. Pero aparte de eso no tiene nada más.
Con Picadilly Circus más de lo mismo. Que sale en las postales y tal, pero aparte de las salas de juego no hay gran cosa.


Las pequeñas diferencias

Lo más interesante de viajar son esas pequeñas diferencias. Por ejemplo, ellos al McRoyal con queso lo llaman 1/4 de libra con queso... coñas aparte, no entré en ningún McDonald's, pero los Burger King son bastante parecidos, con pequeñas excepciones: hay una hamburguesa que no recuerdo haber visto en España, la XL Double Whopper que viene a pesar como medio kilo y luego los abrevaderos/meaderos de los baños.

Otra cosa que llama la atención son los pitidos. Hay que ver lo que les gustan a los ingleses. Tienen pitidos para todo... los semáforos, las puertas de los ascensores (mientras están abiertas), las puertas del metro y autobuses al abrirse y al cerrarse, al solicitar la parada en el bus (y aunque ya esté solicitada sigue pitando)...

También me pareció curioso que las marquesinas de los autobuses estuviesen orientadas hacia la acera, en lugar de hacia la calzada. Supongo que será para evitar que salpiquen los charcos...

Lo mejor del ambiente londinense es la integración multi-racial y multi-cultural. Nada que ver con Madrid. En Londres hay muchísimos ciudadanos procedentes de fuera de Inglaterra, de todos los aspectos y colores, pero es también normal encontrárselos atendiéndote en las tiendas, conduciendo los autobuses etc. y todos hablan inglés perfectamente. A mí personalmente me jode mucho que mucha gente que llega de fuera no haga ningún esfuerzo por integrarse, que se agrupen en guetos, no aprendan español, se dediquen a la mendicidad y a la delincuencia. Supongo que se debe a que allí ya están asentados los hijos de las generaciones anteriores de inmigrantes, que se mezclaron con la población autóctona y asimilaron la cultura inglesa. Aquí lo veo más complicado, porque han llegado en manada y se forman guetos y bandas que no favorecen nada la integración en la cultura española.

Como ya estoy harto de escribir y se me están empezando a olvidar las cositas, doy este post por terminado, pero sujeto a posterior ampliación en los comentarios.


Actualización


En el post se echaban de menos muchas cosas, pero me estaba empezando a enrollar demasiado y comenzaba a resultar cansino, así que decidí cortar por lo sano. Ahora, con fuerzas renovadas, vamos a contar lo que se quedó en el tintero. Dicen que lo mejor siempre se deja para el final... a ver si es verdad.

Vandalismo de baja intensidad

Nuestro vuelo de vuelta a España se estaba empezando a retrasar. Algún vigilante de seguiridad iba y venía a la zona de embarco. Al cabo de un buen rato pudimos despegar y el viaje transcurrió con normalidad. Ya en España, mi maleta tardaba mucho en salir por la cinta, a pesar de haber sido facturada junto con las otras dos de mis acompañantes, que sí salieron juntas mucho antes. Finalmente salió mi maleta, con signos de haber sido manipulada... pero ¿qué podría haber en su interior que llamase la atención del control de aduanas?

Sencillo. Una fantástica luz señalización de obras intermitente, mangada en St. James Park tres días antes.

Semos apañoles

Cuando un español sale de España tiene que dejar bien claro su procedencia. Por ese motivo yo iba gritando todo el rato "¡¡¡QUÉ PASA NEEEEEEEEEENG!!!", aunque no surtía el efecto hilarante que yo esperaba entre los compatriotas, al fin y al cabo es algo bastante reciente y el que lleve unos meses fuera no tiene por qué conocer al neng.

Otro distintivo del macho ibérico es decir "olé" cada vez que pasa una moza de buen ver. También sirve como medio de puntuación a las féminas, ya que cada "e" además de la primera suma un punto en una escala de 5 a 10 (a las que tienen menos de cinco no se les dice olé). De este modo, un "oleeé" se lo llevaría una jaca con un 7 y un "oleeeeeé" una con un 10.

Una ventaja al usar el transporte público londinense es el bonobús para españoles. Se trata de que un billete sencillo te vale para toda la semana, siempre que tapes bien con el dedo la fecha al enseñárselo al conductor. Si te pillan, pues hazte el sueco, o el español, mejor dicho.

Cuidado con lo que bebes

Hace tiempo había leido una noticia de que una empresa de Coca-Cola estaba vendiendo agua del Támesis embotellada como agua mineral, así que en mi afán de no beber de esa cloaca (el agua del grifo también huele a cloaca), compré una botella de zumito de naranja para aplacar mi sed. Por desgracia era zumo concentrado, así que acabó en la mochila para un posterior uso.

El Pepe's

Por fin vamos a hablar del mítico Bar Pepe's. Si eres español y has estado en Londres, tienes que conocerlo.

Se trata de un bar clandestino, que "abre" cuando cierran el resto de pubs y discotecas y se mantiene operando hasta las... no sé, hasta muy tarde. Yo había oido hablar del Pepe's a mi primo, que había estado en Londres una temporada y nos contó las batallitas.

Lo único recordaba es que era un bar muy cutre, que estaba en pleno centro y que por fuera ponía "taller de reparación de radios". Le mandé un sms a mi hermano preguntándole por la ubicación exacta del antro. Al día siguiente obtuvimos una respuesta precisa, que por motivos de seguridad no sé si poner aquí, no sea que algún bobby de esos lea mi weblog (ja ja ja), monte una redada y se fastidie el invento. Si alguien tiene especial interés, que deje sus señas en los comentarios y ya le explico cómo llegar.

La expedición al Pepe's fue montada de forma improvisada e impulsiva por los dos miembros del Space Marines Corps que estábamos allí presentes. A las tres y media de la madrugada, después de haber estado bebiendo como animales el zumo concentrado diluido con vodka, decidimos que la fiesta no se podía acabar ahí. Pedimos un mapa a los compañeros para comprobar dónde estaba el Pepe's y nos fuimos dando un paseo.

Un largo paseo que acabó a las cuatro de la mañana en la zona indicada por mi hermano. Miramos hacia ambos lados de la plaza, y decidimos tirar pá arriba, como las cabras, buscando un taller de reparación de radios. En una callejuela lateral, sin ninguna iluminación, mi camarada vio un letrero que ponía "REPAIRS". El ambiente no invitaba a acercarse precisamente. Había 4 negracos al más puro estilo Bronx sentados con un balón de baloncesto y una radio. En este momento uno se olvida de lo integrada que está toda la gente en Londres y decide seguir buscando.

Bajamos de nuevo la calle, y le preguntamos a un hombre que estaba vendiendo perritos calientes. Nuestros temores se confirman. Nos dice que, efectivamente, el Pepe's está por donde habíamos mirado antes, pero que le preguntemos a un tío que vende hamburguesas, que es español, para que nos dé más señas. Nos acercamos al suspuesto español, que se hace el guiri y no nos dice nada. Echamos el resto y volvemos a la callejuela de antes.

Ya no se ven los negracos, pero sí un grupo de chavales con pinta de guiris que vienen por la callejuela hasta la principal. Les preguntamos. Nuestros más oscuros temores se confirman. El Pepe's está donde las reparaciones.

Me sitúo en frente de la puerta. Se oye una ténue música de fondo. Miro a mi compañero:
- Qué, ¿llamamos al timbre?
- No jodas, tío.
- Voy a llamar a la puerta - knock, knock, knock (las puertas en Inglaterra suenan así).
- No creo que te hayan oido.
- ¿Vuelvo a llamar?
- No. Vamos a esperar un poco.
Al cabo de unos instantes aparece un tío.
- Hola - el hombre habla con acento inglés.
- Hmmm.. esto... ¿es aquí el Pepe's?
- Sí.
- ¿Podemos pasar a tomar unas birras?
El hombre asoma la cabeza, oteando a ambos lados de la calle, para asegurarse de que no hay nadie más.
- Pasad.

Lo primero que vemos es un pasillo tremendamente estrecho y tremendamente guarro. Hay unas pequeñas escaleras muy empinadas y muy inestables que bajan al sótano. Bajamos por ellas y nos encontramos en el antro más sofocante que jamás hayamos pisado. Ni siquiera El Límite en sus mejores tiempos llegó a esos extremos de cutrez... ¡Qué digo! ¡El límite era como el salón del Ritz al lado de eso!

El techo está muy bajo, y se ven las vigas de madera medio corroidas. No hay demasiada luz, pero la suficiente como para ver la cantidad de pintadas que hay en las paredes. Algunas ponen "¡Abajo las drogas!". Nos ha jodido, están en un sótano.

Nos acercamos a la barra, y pedimos dos cervezas. La camarera las saca de una neverita que hay al lado del radiocasette con el que pinchan música. Nos dice que son 7 libras, que pagamos encantados con tal de que no nos rajen y nos violen. Oigo de fondo una conversación en inglés, sobre las funciones del cerebro durante el sueño. Es una satisfacción ver que por lo menos hablan de cosas interesantes.

Vamos a la otra habitación, donde hay gente sentada en unos sofás. Allí sí se nota que todos hablan español, aunque no sean de la península ibérica precisamente. Nos intentamos introducir entre los grupos de gente, pero hay algo que nos hace sentir incómodos. Volvemos a la pequeña estancia de la barra. Acordamos terminarnos las birras y salir de allí lo antes posible.

Además, con tanto zumo concentrado, yo me estaba cagando.

20 comentarios:

Cubert J Farnsworth dijo...

Y lo que falta por contar... La clandestinidad, esa mujer de la limpieza (sí, estoy enfermo), los taxis-furgonetas, el salario de autobusero (claro, que no es metrero), el libertinaje en los parques, la ley del alcohol... En fin, por algo Londres tiene un 8.

fortran dijo...

sí, me lo había sugirido también el Granadino, que contase las anécdotas personales, que quedan unas cuantas... voy a aprovechar para otro post :-D

fortran dijo...

bueno, al final he actualizado este post... :-)

Hermano esemesero dijo...

Pues no sé cuándo cohones llegaría el sms, pero yo lo envié a los 5 minutos de recibir el tuyo...
Por cierto: el final, sublime. Al más puro estilo rabelesiano, sí señor...

fortran dijo...

hmmmmmmmmmmm... a lo mejor lo de "al día siguiente" era una exageración para darle más dramatismo al asunto...

lo del final era para darle el toque intimista necesario ;-)

Pesso dijo...

No me lo creo. Con el grupillo que se ha juntado, no me creo que no haya ninguna anecdota sexual/vergonzosa. ¿O es que ahora vamos a dar buena imagen?

Lrrr dijo...

Ja ja ja ja ja!!! El final lo había pasado por alto, supongo que demasiadas horas juntos. Pero me está temblando el pulso de la risa ahora mismo. Porque... no sé si habeis apreciado también el uso exquisito en la misma frase de terminos como "concentrado" y "cagando", que capacidad de generar ambientes. Sublime.

Pesso, golferas, que se cree el ladrón que todos son de su condición. No se salió por la noche, excepto el día de la excursión al antro. Ya se contarán cositas cuando llegue el momento.

samantha dijo...

jajaja por la pura descripcion te diré que estuve en el mismo albergue y dos años después en nada ha cambiado, sin embargo después de vivir dos meses ahi uno le encuentra el gusto. Londres es único!

Anónimo dijo...

Hla!somos 2 amigas en londres buscando el pepes bar!!sigue abierto?por favor ns puedes mandar 1 mensaje cn la direccion? al +34 627988064. MIL GRACIAS!

Anónimo dijo...

Me puedes decir la dirección del pepe´s, ire el 8 de agosto y me gustaría saberla....

mi mail es denea@hotmail.es

Saludos y gracias

Anónimo dijo...

Hola somos un grupo de chicas españoles que estamos este año de erasmus en Bath y teníamos pensado ir dentro de dos semanas a Londres y no s gustaría ir al Pepes si es que sigue abieto. ¿Podrías darnos la dirección? Mi correo es leticialp84@hotmail.com.
Muchas gracias

Anónimo dijo...

A mi parecer el comentario del guia turistico que hace el tio al principio de la pagina, se ve que viene de un lugar que intenta ser 1 er. mundo...Senhores, esto es Londres 1er.mundo, como en todas partes hay cosas muy buenas y cosas muy malas. Como en Nueva York. Shanguai... Pero sin duda hay que salir mas para conocer mas. Veo que hay gente que intenta empeorar las cosas, o sea, dar imagenes malas-(aunque no sea una ciudad perfecta) para hacernos otra idea de Londres. Siempre criticando sin buscar soluciones, siempre destruyendo en vez de corregir...En fin...A mi parecer Londres es una ciudad espectacular donde se mezclan culturas y vivencias espectaculares. Donde a pesar del clima que es su mal momento, nos hace vivir sin dormir, porque es la Ciudad que nunca duerme.

Anónimo dijo...

hola voya londres a finales de febrero me piedes mandar la direccion de pepe's bar

stef_pach@hotmail.com

te lo agradeceria

raul dijo...

Hola, mi correo, es raul.cadenas@gmail.com y la verdad es que tengo ganas de ir al Pepe, pero nadie sabe explicarme donde es, me podrias echar una mano???
gracias

pilar dijo...

Hola mi correo es pilipotis@hotmail.com, voy a londres a menudo y nunca he conseguido encontrar el pepes. este finde tiro para alla con unas amigas, y creo q puede ser un buen plan, me puedes dar las indicaciones exactas para encontrarlo? otra cosita, lo mas probable es q vayamos el domingo o lunes, estara bien? sabes de otros sitios q merezcan la pena estos días? muchas gracias!!!!

Noe dijo...

Hola!! mi correo es noe8532@hotmail.com, en unas semanitas iré de viaje a londres con unos amigos, y me gustaría ir al Pepe, si no te importa ,¿me podrías explicar mas o menos por donde está?Gracias!!!

Anónimo dijo...

Hola, somos un grupo de sevillanos que en febrero iremos a pasar un finde a Londres.

Nos podriais mandar alguno la dirección del Pepe´s a JUANLEON77@gmail.com. Todavia nos estamos partiendo de la risa con la historia del Pepe´s.

Muchas gracias!!!!!!!!!

P.D.:si alguno va a estar el primer finde de febrero a lo mejor nos encontramos allí.

Iara dijo...

Hola...soy una chica española que llevo meses intentando buscar el famoso bar pepe y no lo encuentrp..me puedes mandar la direccion a mi correo electronico? iarabua@hotmail.com. Gracias

Keko dijo...

Hola, somos un grupo de amigos que vamos a pasar unos días en Londres. Yo estuve hace tiempo en el Pepe´s pero ni en broma sabría como volver y me encantaría enseñárselo a mis amigos. Me podrías mandar la dirección? Gracias de antemano. Un saludo.

kekopb2@hotmail.com

Anónimo dijo...

Jajajjajaja,

El mítico bar pepe´s. Yo lo descubri por casualidad en el año 94 o 95, entonces si que era un gran sitio aunque muy rápido dejo de serlo. cuando lo descubrí el camarero era un señor flamenco al que le llamabamos pepe y luego habia un grupo de señores españoles que jugaban a las cartas en la sala del fondo. En principio no te dejaban pasar pero como el cuarto de baño estaba al fondo no les quedaba mas remedio. La gente que iba a ese bar no era gente joven si no todo lo contrario, era gente mayor y bohemia, gente flamenca y autentica y todos los currelas del post office que iban alli a emborracharse antes de empezar o al acabar su jornada. Entonces si que era un sitio autentico y no en lo que se convirtio luego. El personaje mas mitico se llamaba gregorio. Nosotros le lamabamos Pa´Colgate ya que no le quedaban muchos dientes y los que le quedaban dejaban bastante que desear. Deciamos que era perfecto para el anuncio de Colgate. Al final hasta otros de sus asiduos a la partida de cartas tambien le llamaban pa´colgate. Luego estaba el mitico Galleguiño que era el que distribuia las sustancia prohibidas. No nos dejaban fumar sustancias pero no les quedaba mas remedio que hacer la vista gorda ya que en esa epoca acabamos siendo la alegria del bar. En su dia habia hasta una maquina tragaperras mitica de poker. esa maquina costaria ahora una millonada ya que era una antiguedad incluso en esa epoca. Otra coas que recuerdo muy bien era el palo donde se sujetaba el papel de retrete, eso si que era glamour y nos las pijotadas de los bares modernos. Un dia pepe desaparecio y el bar perdio bastante de su encanto. poco a poco se empezo a llenar de gente mas joven y ya el bar perdio su encanto totalmene. seguramente las partidas (de una especie de chinchon o chinchon con cartas francesas) y pepe se trasladarian a otra lonja con el mismo encanto. recuerdo alguna noche flamenca dando palmas y la verdad es que de poco mas me acuerdo porque los ciegos con los que salia de ahí eran bastante grandes. Hubo una epoca que hasta pusieron segurata en la puerta, imaginense quien era, pa´colgate. Muchas veces veias gente intentando entrar, tocaban el timbre y no les abrian asi que habia que esperar a que se fueran de la puerta e ir a tocar. pepe solia contestar el timbre pero no siempre habria a la gente. Eso si, si respondias a la pregunta ¿quein es? y decias somos los Vascos. La puerta siempre se abria y las cervezas de estrella de Galicia empezaban a deschaparse.

espero que este pequeño relato les de una idea de que fue el Pepe´s un antro desconocido con mucho encanto que se convirtio en una guarrada llena de gente y que no le recomendaria a nadie.

Si alguien quiere la direccion que pregunte por un restaurante chino muy bueno que se llama HakkaSan. esta en el mismo callejon al lado de tottenham court Rd.