martes, junio 07, 2005

Sobre mariposas y huracanes

Una animada discusión en un hotel de mala muerte en Londres a las tres de la madrugada. Mucho brugal en las venas.

Al principio incredulidad, luego rabia, finalmente impotencia. El efecto mesiánico ataca de nuevo.

¿En qué consiste ese vínculo que te hace poseedor de algo? ¿Un trozo de papel? Quizá sea sólo el sentimiento colectivo. Algo es tuyo sólo si el resto del mundo cree que lo es.

El ser humano tiende a pensar que está aislado del resto del universo. Que no se rige por las mismas reglas que el resto de la materia.

Nos gusta medir las cosas en proporción a nosotros mismos. Algo es inteligente sí y sólo sí es capaz de reproducir un comportamiento humano ó asimilable por un humano. Podemos decir que un perro es inteligente, ya que podemos amaestrarlo, pero una simple hormiga no lo es, sin embargo el hormiguero en su totalidad es capaz de realizar tareas más complejas que un perro...

¿En qué se basa el comportamiento de una hormiga o de cualquier insecto? Estímulo -> Respuesta. Esa es la explicación sencilla. Detrás hay una parte de condicionamiento genético bastante compleja y una más pequeña de condicionamiento ambiental (¿una proto-memoria?).

¿En qué se basa el comportamiento de un ser humano? ¿Alguien se atreve a reconocer que es lo mismo? Desde luego que la gracia de los seres humanos está en que tenemos memoria. Una inmensa máquina de estados, que se va configurando para dar lugar a patrones de comportamiento complejos. Ante la llegada de un estímulo, todas esas reglas que se han ido formando dentro de nuestro maravilloso cerebro actúan, dando lugar a una respuesta y al mismo tiempo modificando las propias reglas de comportamiento internas.

¿Dónde está ahí la supuesta libertad del ser humano? Lo único que veo es impredicibilidad. Pero que no sepamos qué va a ocurrir no quiere decir que no vaya a ocurrir por necesidad.

Una metáfora: dejamos caer una piedra sobre la cúspide de una pirámide. Vemos que tiene varias posibilidades, puede caer por cada uno de los lados, o incluso puede quedar en equilibrio sobre la punta. En el momento de soltarla la piedra sólo puede tener un comportamiento. Ese comportamiento está definido de antemano y nada puede cambiarlo. Lo único que tenemos es la incógnita. Pero la piedra no es libre. Ella no puede decidir por qué lado va a caer.

Llámame ladrón. Acabo de robar tu libertad.

20 comentarios:

Metamorfosis dijo...

Oye ¿Eres Cerolo?

Anónimo dijo...

Ladron y racista, es lo que eres. Te hemos pillado, eres el asqueroso que insulta a negros y gitanos en tu otro blog.

Anónimo dijo...

No lo he lido todo x que no me estaba gustando....pero pa mi, una persona o un ser vivo inteligente, es aquel que es capaz de resolver problemas, uno listo solo sabe memorizar.

En base a eso puedes medir la capacidad de resolver problemas ( ser inteligente ) o aprender cosas.
Una hormiga ni es inteligente, ni es lista, no sabe resolver problemas, ni sabe aprender, llevan informacion genetica, son ordenadores programado pekeños, hacen lo k tienen que hacer y punto, si les sacas de ahy los tienes k resetear xD

Morgote dijo...

Erm... Tas fumao?... Menundas paranoias te entran, primo.

De todas formas, este tema lleva discutiéndose muchos años... están los partidarios del comportamiento entrópico del universo (indeterminista), y están los partidarios del comportamiento determinista (todo suceso está basado en una ecuación matemática que refleja las leyes físicas y bla, bla...).

Lo cierto es que no creo que TODO esté regido por leyes deterministas... confío en que algo, a nivel cuántico, o incluso a más bajo nivel, tenga un componente indeterminista que es lo que permite el cambio, la evolución, la vida surgiendo de átomos moviéndose libremente...

Anónimo dijo...

Por 10E (algun@s la xuparian y to pero no es el caso) enumeremos las cosas que se mueven libremente:

fortran dijo...

Para morgote:
Desde luego que no es un tema nuevo. Creo que fue Laplace el primero que lo enunció de forma seria. Hasta el día de hoy ha tenido ilustres seguidores, como Albert Einstein ("Dios no juega a los dados") o Stephen Hawkings. Yo simplemente lo he expresado en los mismos términos que aquella noche de borrachera XD.

Como ya he dicho anteriormente yo creo en la impredecibilidad (por el principio de incertidumbre de Heissenberg y otras cosillas), pero eso no excluye el determinismo. De todos modos, que todo esté predeterminado no me impide disfrutar de la vida en lo más mínimo...

Para el usuario anónimo que no se lee los posts enteros porque no le gustan, pero sin embargo sí que le gusta opinar:
Me temo que estás siendo víctima del efecto mesiánico. Lo único que yo conozco que se mueve libremente es mi minga cuando voy en plan comando (es decir, sin ropa interior).

Anónimo dijo...

RACISTA, eso es lo que eres.

fortran dijo...

Mira que no me gustan los off-topis, a decir gilipolleces al post anterior, que aquí estamos hablando de cosas para mayores.

... ¿no serás el "soydederechas"? mira que prometiste que no ibas a volver, pero no hago más que recibir visitas con tu dirección como remitente (a las dos menos cuarto de la mañana, a las siete y media, a la una y media... joooder, cómo te aburres).

Y sube la resolución, coño, que eres el único pringado que todavía usa 800x600.

fortran dijo...

He encontrado un relato muy entretenido que está relacionado con lo aquí expuesto, aunque de modo novelesco:

http://www.ccapitalia.net/ngc/creativa/rudy/horizonte/tiempo.htm

Cana dijo...

El tema de la piedra que cae sobre cualquier lado de la pirámide se llama "teoría del caos".

Teóricamente, puedes calcular por dónde caerá la piedra, pero por diversos factores (viento, imperfecciones en la cúspide, rotación de la piedra al caer, etc...) puede modificar la trayectoria calculada y caer por otro lado distinto.

Fortran, no sabía que eras racista tío XDDDDDDD

Anónimo dijo...

me sono a eso que se suele decir de yo no soy racista pero me cago en los hijoputalosnegros"jajaja

fortran dijo...

claro que es la teoría del caos la que dice que es impredecible... (mira el título del post :-p) pero a lo que yo iba es que mucha gente confunde la impredecibilidad con la indeterminación, que son cosas bastante distintas :-)

Anónimo dijo...

ERES UN RACISTA

freeman dijo...

Tan sólo apuntar que la película "El efecto mariposa", trata de todo menos de la teoría del caos. XD
Nos la apuntamos para la próxima LAN party, también.

Pesso dijo...

La verdad es que sentí un gran alivio cuando aprendí el principio de incertidumbre de Heisenberg. Puedes saber donde estoy, pero no hacia donde voy.

¿Cuanto tarda un atomo en desintegrarse? No se puede saber. ¿Va a llover dentro de seis meses en el patio de mi casa? Es dificil de calcular. Sutil diferencia, no es lo mismo impredecible que indecible.

soydemicasa dijo...

Ummmm, curioso no? Estoy un poco pez sobre Heisenberg (el de las hamburguesas, no?), pero la aceptación de su teoría impide saber totalmente si va a llover en tu patio (tienes patio realmente?) dentro de seis meses.

La teoría del caos tiene dos patas flojas (al menos son las que toco yo para tranquilizarme, bueno toco tres patas, pero eso es otra historia, guiño guiño).

1) La cantidad de información que habría que tener en cuenta es tan grande que nunca seré (ni serán) capaz de procesarla, por tanto mi sensación de libertad está asegurada.

2) En caso de que se pudiera procesar toda la información necesaria para realizar un pronóstico, nuestro amiguito Heisenberg nos asegura que el analista estará metiendo la zarpa y se va a equivocar.

Ufff, que alivio, pensaba que me la pegaba.

freeman dijo...

¿Por qué necesitas la sensación de libertad para ser feliz, soydemicasa?

soydemicasa dijo...

No creo haber dicho que necesito la sensación de libertad para ser feliz, aunque reconozco que mucha gente lo dice y supongo que yo alguna vez he reflexionado sobre ello. El caso es que tengo sensación de libertad, eso es un hecho y que siento que puedo llegar a ser feliz (si no lo soy ya). A lo mejor hay relación, a lo mejor no. Aunque es cierto que si no tuviera sensación de libertad a lo mejor no me daba cuenta. Total, na.

freeman dijo...

Ah, vale. Como decías: "por tanto mi sensación de libertad está asegurada.", pensé que querías asegurarla con el objetivo de sentirte más a gusto.
Lo que dices es muy interesante, has usado la expresión "tengo sensación de libertad", y no "tengo libertad". Lo cual nos lleva a plantearnos hasta qué punto necesitamos la libertad en sí, verdadera; o simplemente que nos aseguren una "sensación de libertad", que puede responder a la auténtica existencia de la libertad, o bien puede no hacerlo...
Donde más discrepo es en final de tu comentario. Habría que hacer precisiones en cuanto a "qué entendemos por libertad". ¿Libertad de acción, de pensamiento, de ambas cosas, etc.?

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.