jueves, junio 23, 2005

LAN Party Unplugged

Me duele un montón la cabeza... será por lo mal que he recuperado la falta de sueño. La historia comienza hace un par de días. Mis colegas y yo, en lugar de ir a manifestarnos, bailar samba o ve-tú-a-saber-qué, hicimos lo que más nos gusta: reunirnos para viciarnos.

Se trataba de una de nuestras míticas LAN Partys, pero esta vez nos habíamos propuesto hacer algo distinto: una LP Unplugged, usease, sin ordenadores. Por si acaso nos vencía la tentación, mis amigos se trajeron los ordenadores portátiles, aunque no se preveía darles uso.

Sobre las 16:00 llegan los dos primeros, y para pasar el rato empezamos a ver La Cosa, de John Carpenter en el ordenador... a la media hora llega el tercero y al poco suena el teléfono; es mi hermano, que me dice que ha comprado La Cosa en DVD... "¡¡¡CHAVALES, PARAD LA PELÍCULAAAAAAA!!!".

Entre unas cosas y otras, se oye la puerta del garaje y entra el bólido de mi hermano. Le digo que no pare el motor, que vamos al carrefúl a lo del avituallamiento. Allí nos presentamos a por los artículos imprescindibles: cuatro litros y medio de Sanny Diarreas, dos litros helado marca ACME, un paquete de gofres con chocolate, una bolsa grande de boca-bytes y otra de chitos, un bote de nata montada presurizada y un brioche trenzado con chocolate. Lo mejor viene cuando llegamos a la caja rápida (tm):
- No sé si con esto vamos a tener para los dos meses...
- ¡Quita, quita, que con esto aguantamos la 3ª guerra mundial si hace falta!
- Oye, no sé si tengo suelto, mira a ver si tú...
- Joder niños, os tengo dicho que las monedas de la limosna las cambiéis en el banco los lunes...
- Si no te da para pagarlo siempre te queda prostituirte...
- Ya nos veo fregando los suelos del carrefúl toda la semana...
- Si es que no se os puede sacar de la cárcel...
- Yo os espero con el motor en marcha, como siempre.
La cajera estaba descojonándose. Tras pagar, comentábamos entre nosotros que teníamos que habernos puesto serios y decir: "¿qué pasa? ¿te hace gracia?". Luego en el coche descubrimos que un motivo extra para tal deshueve pudo ser que yo llevaba la bragueta abierta.

Pensamos que podíamos haberla invitado a la Party, pero la chica no estaba como para pegar brincos, así que decidimos que al final tendríamos que pagarnos nosotros las putas.

Cuando volvimos a casa, nos pusimos a ver La Cosa, por donde la habíamos dejado antes de que llegase mi hermano. Algo que me llama la atención sobre esa película es que parece que son cuatro gatos en la estación ártica, pero realmente son doce personajes y todos están bastante desarrollados... casi igual que ahora, que si ponen más de tres ya le duele la cabeza a la gente con tanto nombre. Me estoy acordando otra vez de Aliens VS Predator y de la puta madre que la parió...

Terminamos de ver la película y decidimos que ya es hora de ir cenando, así que vamos al Telepicha, a ver qué nos dan de comer. Nos plantamos allí y según vamos hasta el local, a mi hermano se le cae un cristal de las gafas que se hace trizas... nos ponemos a hacer coñas con lo de los cristales irrompibles esos que anuncian... pues podían hacer los chalecos anti-balas, los tanques y los coches con ese cristal.

Tenemos el típico problema de los ingredientes... recuerdo que al principio la oferta de 2x1 sólo era válida con pizzas de 2 o más ingredientes, luego pasaron el mínimo a 3 y ahora necesitas pedir 4. A mí se me acaba la imaginación antes de pensar en 8 ingredientes distintos para dos pizzas. Al final tenemos que recurrir al ingrediente fantasma, también conocido por algunos como "extra de queso". Ya que estábamos en racha después de la cajera del carrefur, le decimos a la chica que nos atiende: "¿Oye, pero el extra de queso lo echáis de verdad?".

Salimos a dar una vuelta mientras nos preparan las pizzas. Sin incidentes. Volvemos a la pizzería y preguntamos por nuestras pizzas - Son las del gapo - matizo yo. Nos volvemos al coche y decidimos por unanimidad que mi hermano sin gafas no debe conducir, así que le cede el puesto a Chechu, ya que es el conductor más experimentado (que no el más veterano).

- ¿Qué tal lo llevas, tío?
- Bien, bien... me gusta cómo entran las marchas.
- Vale, pero mejor si conduces por la derecha.
- ¡Putos ingleses! ¡ya me lo han pegado!

Sobre cómo nos jalamos las pizzas, mejor no hablar, ya que hubo alguna discusioncilla sobre el orden en el que había que ir cogiendo las porciones que prefiero no recordar.

Una vez saciado nuestro apetito tocaba la ronda de juegos... acordamos probar el Munchkin, que es un juego de rol sin las gilipolleces del rol, es decir, pasar directamente a lo de matar gente por la calle. Es como lo de ser informático, pero sin lo de estudiar, que consiste en dedicarse a la pornografía infantil.

Nos tiramos desde las 23:00 hasta las 7:00 (aprox.) con el puto juego. Carajo, qué adictivo... y qué pasión por putear al prójimo para que no ganase la partida; así pasó, que nos duró cada ronda 4 horas.

Después de esto, todo comienza a verse más borroso, pero recuerdo que nos pusimos a hacer café y desayunamos los gofres con nata y el brioche... después nos dio por salir a dar una vuelta, al famoso parque de los violadores. Estuvimos deambulando un rato y haciendo el gilipollas en los rambitos, entre conversación filosófica y duda metafísica. Al final nos aburrimos y nos volvimos a casa, a reorganizar al grupo, que estaba perdiendo cohesión por momentos.

El conductor se piró a sobar un rato, y los demás decidimos por unanimidad ver alguna película. Salió el nombre de Akira, y yo sabiamente aposté por ella, ya que es una película excelente para dormírsela (creo que todavía no he conseguido verla entera). Yo iba tomando la posición horizontal en el sofá discretamente, mientras que PD y El Físico estaban en una posición algo más incómoda, que les obligaba a mantener la vigilia.

En cuanto hubo pasado un cuarto de la película, PD y yo dormíamos de forma intermitente, pero siempre que abríamos los ojos veíamos al Físico, que no perdía detalle. Qué tío, desde aquí declaro mi más profunda admiración a su capacidad para vencer al sueño.

Cuando terminó la película se habló de la posibilidad de acostarse, pero eso es para los débiles, así que supongo que debimos hacer algo hasta la hora de comer, porque ya no recuerdo nada. Creo que después de comer seguimos jugando al Munchkin, aunque la cosa había llegado ya hasta tal punto de encabronamiento y mala leche por evitar las jugadas de los demás, que nadie consiguió pasar del nivel 3 (el que llega al nivel 10 gana).

Finalmente mis colegas se fueron a sus respectivas casas y yo a dormir. Eran las 20:00 del día siguiente. Tengo un bonito dolor de cabeza de recuerdo.

9 comentarios:

Físico dijo...

Unos cuantos agujeros en el relato, pero en esencia correcto. Entre la comida y el Munchkin hubo un glorioso Dungeons & Dragons de mesa. Para los que no tengan muy claro que es esto va una pequeña explicación.

Es una especie de Heroquest con pretensiones. Lo divertido de este tipo de juegos es ver quien puede inventarse las reglas más retorcidas y rebuscadas, si se añaden elementos de otros juegos mejor. Las reglas que vienen de serie estan calibradas perfectamente para que sean totalmente injustas o absolutamente absurdas. En nuestro caso, sin dormir y con legos en estas lides roleras, no nos quedo más remedio que usar las reglas originales (TM).

Una de las conclusiones que sacamos de esta experiencia es que las peliculas de terror o suspense se ven en casa. Para las LP nos tenemos que reservar joyas como Star Crash o clasicos como Deep blue sea. Esta última me recuerda una diversión típica de las Lan partys, 'adivina quien cena esta noche'. Es decir, sabes que hay un monstruo/alien/engendro genetico suelto y en escena hay un guaperas, la chica, el secundario gracioso y algún otro estereotipo. Pues en un momento dado, por ejemplo al segundo muerto, se para la pelicula y se cruzan apuestas sobre quien va a llegar vivo a la hora de la cena (vamos, al final del metraje).

Finalmente comentar que creo que tenemos en nuestro poder un premio guiness de esos de apuestas de borrachos. En efecto, un jugador de munchkin que se paso algo más de dos horas en nivel nueve y que además perdio.

fortran dijo...

Coño, es cierto lo de D&D, ¡si cuando digo que tengo huecos es que es verdad!

Clamps dijo...

Bueno, para invención de reglas el Munchkin, donde directamente se hace referencia al "niño del juego" para indicar el juez final de las peleas. El tema es que las películas se uniformizan cuando se ven en conjunto, todas son iguales, recordemos Sleepy Hollow (catalogada en el imdb como "Horror / Mystery / Thriller"), y que se quedó en algo así como "Humor / Parodia de Star Wars".

Pitch Black, llegan al planeta, se presentan los personajes, se para la película:

- Vamos a ver PD, ¿quién llega vivo al final?
- Ummmmmm, pues la tía y ...

(Atmósfera indescriptible)

Y para terminar, recordar que no solo se tiró dos horas con nueve puntos, sino que llegó a enfrentarse a una planta en un tiesto a la que debería haber aplastado sin problemas y que los demás hijos de puta cebaron hasta convertirla en algo así como un balrog (más probablemente un amiguito), cuanta maldad. Por cierto, no se ha dicho que al final ganó un tocapelotillas muy cercano a él y que la primera vez que llegó a 9 puntos consiguió matar un monstruo y ganar, cuanta injusticia.

Freeman dijo...

Bueno, yo no sé cómo van los cálculos, porque tras varias horas sin dormir perdimos la noción espacio-tiempo a nuestro alrededor, pero yo creo recordar que fueron más de cinco horas las que me tiré en nivel 9... Exceptuando algún leve intermedio en que me bajaron a nivel 8, estuve toooooda la puta noche en nivel 9, hasta que llegó alguien, y: saco los duendes leprosos y los mato. ¿Algo que objetar? Eh... Yo no tengo nada... Pues, yo tampoco... La madre que nos parió...
2 horas, para mí que fue el tiempo transcurrido hasta que me fanaron las rodilleras de la felación.

Otro momento memorable fue el de:
- ¡6! ¡Escapo!
- Pues va a ser que no...

Y falta también el momento Garci al final de "La Cosa". Memorable.

Clamps dijo...

Las palabras exactas fueron:

- ¡6! ¡Escapo!
- Qué coño vas a escapar

Lo siento, pero lo de "va a ser que no" me temo que es una moda publicitaria de la que no he podido empaparme como hubiera querido, igual que lo del Neng. Estas cosas no pasan a la tierra de los ángeles. Pero... hablemos de la regla "cada vez de una pizza" como algoritmo de reparto.

fortran dijo...

Lo mío fue una estrategia planeada con varios turnos de antelación... que tenía y todo al puto mediano para inflarme niveles vendiendo cosas... si me subí del 5 al 8 en un turno y al siguiente gané :-p

Coño, esa regla es maravillosa, ya que en el caso de que una pizza salga rana (hay que reconocer que las dos estaban buenas) no discrimina a los que comen más lento.

Freeman dijo...

Las putas modas... Me jode mucho, llevaba yo años diciendo "va a ser que sí", y "va a ser eso", y una puta mierda de anuncio de un puto canal de mierda pone de moda "la marca de la casa". Cabrones...

físico dijo...

El reparto de pizzas es igual que el reparto de tesoros en el Munchkin, hay que ponerse de acuerdo ANTES de matar al bicho. Por cierto que con la publicidad que le estamos haciendo ya nos podria soltar algo de pasta Steve Jackson.

P.D: Por lo menos le eche huevos al balrog (ganas que tenia de acabar la partida de una vez).

Freeman dijo...

Toma, y yo le eché huevos al tiesto, pero no hubo nada que hacer...