domingo, junio 12, 2005

Náusea

Sábado, 11 de Junio de 2005, doce y media de la mañana aproximadamente, estación de Cercanías de Leganés. Llamo la atención a mi compañero sobre lo deprisa que parece que se aproxima el tren, aunque desde luego, seguramente sólo sea una impresión mía. Una persona salta a la vía. El maquinista hace sonar el silbato de la locomotora. Aquella persona, que identifico como una mujer vestida de azul, agazapada en medio de la trayectoria del convoy mira hacia la fatalidad. La tengo de espaldas, pero puedo percibir el terror que debe haber en su mirada. Le da tiempo a evitarlo. Tiene que poder apartarse. Un traspiés y queda tendida sobre el rail izquierdo. La implacable rueda de acero está a escasos centímetros de su cuerpo. Giro la cabeza para no verlo. Me llevo las manos a la cara. Grito con impotencia y caigo sobre mis rodillas.

Un hombre se acerca para ver si estoy bien. Extiendo el brazo en la dirección al lugar del atropello - Joder, esa chica... la ha destrozado... - Intuyo que muy pocas personas nos hemos percatado de lo que ha ocurrido, el resto estaba atento a otras cosas. Se abren las puertas y la gente va bajando. Un ser repulsivo pregunta qué ha pasado y a pesar de llevar muletas se dirije veloz para satisfacer su morbosa curiosidad. Llamamos a los servicios de urgencia, aunque seguramente ya no se pueda hacer gran cosa. Llegan dos policías, les indico en qué zona ha sido el atropello y bajo las escaleras. Algunos pasajeros están subiendo las escaleras del otro andén. Les digo "no suban, la línea está cortada". Me ignoran. No son pasajeros. Son espectadores, quieren una vista mejor.

Cogemos el metro. Por el camino no puedo dejar de pensar en lo que he visto y lo que no he visto. No tengo ni idea de quién era esa persona. Tampoco sé por qué bajó a la vía. No pareció haberse caido, sino algo voluntario. ¿Se querría suicidar? Pero pude notar su pavor. Intentó apartarse. Puede que se arrepintiese en el último momento, demasiado tarde. Quizá sólo quería cruzar al otro andén de una forma rápida. Yo estaba cerca, no más de diez metros. Durante un instante se me pasó por la cabeza que podría haber saltado y arrastrar a esa pobre infeliz fuera del peligro. Pero la realidad es que la idea de ser arrollado por esa mole imparable de metal me daba escalofríos.

Sigo recordando. Momentos antes del accidente una persona bajó a las vías, parecía un indigente recogiendo algo. En ese momento pasó por mi cabeza el deseo macabro de ver un atropello.

13 comentarios:

Pesso dijo...

El miedo a la muerte es algo curioso. siempre esta ahí, pero en el día a día no le hacemos caso. Hasta que le vemos los dientes al lobo.

Recuerdo que alguna vez he cruzado las vias para llegar al otro anden. No es un momento especial, solía coger cercanias practicamente a diario por la epoca del 11-M.

Tambien llevo 27 años viviendo en un país donde hay atentados terroristas de modo regular. Y soy consciente de ello, de que un día puedo ser yo, desde hace al menos diez.

Sin embargo, después de lo de ayer, tengo el mismo miedo de siempre. Solo que no es el miedo bueno, ese que nos empuja a no hacer tonterias. No, es el miedo malo, el miedo que paraliza, que no nos deja vivir. Pensaba que había aceptado mi propia mortalidad, pero no es así. Una vez más, la Parca ha pasado cerca, pero sin fijarse en mi. Una vez más he de mirar al frente y convencerme de que mi vida acabara en algún momento, no se cuando sera, pero no es relevante.

La reacción de cada persona en una situación como esta dice mucho de que tiene realmente dentro. Me he visto a mí, he visto a Fortran y he visto a Minganillez (como dice Fuckowski). Lo que he visto, me hizo sentir rabía hacia Minganillez. Ahora no, no puedo amarle, pero al menos puedo desear quererle. Es un paso.

¿Quien era ese desconocido? ¿Que motivo sus actos? No lo se. No parece importar, era un ser humano que vivia y ya no. Nunca le conoci, nunca le conocere.

Raúl dijo...

La historia me ha puesto los pelos de punta, y lo siento muchísimo por la pobre chica, pero no debes sentirte culpable por no haber saltado.

freeman dijo...

Algunos incluso nos alegramos de que no hayas saltado, a pesar de la pobre chica. Cada uno es responsable de sus propias tonterías, no de las tonterías ajenas.

fortran dijo...

No me siento culpable, seguramente estábamos demasiado lejos para que yo hubiésemos podido hacer nada. Aunque hubiese sido en frente de mis narices, es posible que tampoco hubiese hecho nada; valoro más mi vida que la de un completo desconocido.

El caso es que la imagen vuelve una y otra vez a mi cabeza y sigo sin entender nada. Creo que al final los putos trenes de Cercanías van a acabar traumatizándome.

Anónimo dijo...

Kras, no hay nada que entender, esa chica o mujer tomo una decision en un momento puntual de su vida, pensando que seria la mejor solucion a sus problemas.
Y puede que en el ultimo momento cambiara de opionion pero es demasiado tarde.

La solucion a estos sucesos? pues es muy variada dependiendo de como sea la persona y como sea el entorno que la rodea.

A mi el unico asko que me da, es la gente morbosa, que va a mirar cual esfectos especiales de pelicula se tratara.

En estos casos solo puedes pensar, si hubiera hablado conmigo es muy posible que se pudiera haber evitado.

salu2

P.D hasta el falo de poner user anonimo por no registrarme xD

fortran dijo...

No tienes por qué poner anónimo, fíjate que abajo hay 3 opciones, la segunda te permite poner un nombre sin necesidad de registrarte.

La verdad es que yo suelo pensar que los suicidas están mejor muertos (por capullos), pero la situación no deja de ser tan grotesca...

Supongo que en esos casos uno no debe arriesgarse, porque quién sabe si te puede arrastrar a ti con ella para evitar que la apartes.

Salman dijo...

Wenas a tod@s.

Sólo quería comentar un par de cosillas. Este post me ha impactado, por la gravedad de los acontecimientos. El de religión y evolución también estaba mu chulo, pero lo pillé tarde :D

No creo que la chica se arrepintiese. Si tuvo la determinación de ir hasta la estación, la paciencia de esperar al tren e incluso tuvo las "agallas" de saltar a la vía, lo más probable es que lo que la hizo intentar apartarse fuese el instinto de supervivencia; pero eso no quiere decir que se arrepintiese de su decisión, sino que el ver acercarse una máquina de miles de toneladas acojona al más determinado...

Fortran no te ralles, cosas de estas pasan a todas horas en todos sitios. Tú has tenido la desgracia de presenciarlo hoy, pero si estuvieses en uno de estos países conflictivos donde la muerte y el horror son el pan de cada día, no le darías tanta importancia. No creo que te consuele mucho con lo que te he dicho, puesto que la muerte de una persona (o ser vivo, aludiendo a otros posts... :D), en las circunstancias tan horribles como las que nos relatas, no pueden dejar a nadie indiferente. ¡Pero al menos lo he intentado! Bueno siempre ayuda el pensar que sus sufrimientos han acabado ya...

Lo que también me ha rallado a mí ha sido:
"Sigo recordando. Momentos antes del accidente una persona bajó a las vías, parecía un indigente recogiendo algo. En ese momento pasó por mi cabeza el deseo macabro de ver un atropello."
¿Cuántas veces me habrá pasado a mí eso? Cuando veo un avión despegando, una parte de mí desea ver cómo explota. Por supuesto, no deseo que muera la gente de dentro; es simplemente el pensamiento morboso al que aludía Fortran. Yo creo que tiene que ver mucho con toda la violencia que nos hemos tragado por televisión desde niños. Tantas explosiones ficticias, tanta sangre, todo dirigido a la espectacularidad y al "disfrute" de los televidentes. Me acuerdo de las primeras imágenes de las Torres Gemelas: ¡si parecía una película! Al principio cuesta diferenciar entre ficción y realidad. Por eso, Fortran, la mayoría de la gente de la vía permaneció inmóvil, porque eran meros espectadores y cuesta darte cuenta de lo que realmente está pasando. ¡Si incluso comentas que había gente que se acercaba para ver mejor! como si se hubiesen movido a una butaca más próxima a la pantalla...

A veces me ralla el no ser capaz de reaccionar en momentos como el del tren... Me ralla que la sociedad nos tenga adormecidos...

Joé, me ha quedao un poco largo. Weno, para ser mi primer post no está mal, espero.

Un saludo a tós y toas

el defensor ortográfico enmascarado dijo...

Hola, Salman, sólo pasaba por aquí para colgarte una medalla de honor, por pertenecer al colectivo en vías de extinción que acentúa correctamente y escribe "rallar" cuando quiere escribir "rallar". Realmente impactante, yo diría que más que lo de Fortran y todo...

Salmaneitor dijo...

Sí, bueno, como no viene en el diccionario (al menos no lo he encontrado con esa acepción) yo lo pongo con "ll" porque me mola más :DD

un saludo!

fortran dijo...

Lo primero dar la bienvenida a Salman, me alegra ver que alguien se apunta a las conversaciones y no para llamarme racista XD

El tema de la evolución y el determinismo siguen abiertos, aunque la gente no preste mucha atención... bueno, no te preocupes, tengo previsto un tercer post para cerrar la trilogía "cosas que decir en un pedo filosófico" en el que podremos hacer recapitulación.

Yo siempre dudo entre "rayar" y "rallar", porque los dos verbos existen (uno es de hacer rayas y el otro ralladuras) y encima "rayar" tiene una acepción coloquial en sudamérica que es "volverse loco", lo cual termina de apañarme cuando voy al DRAE.

Por cierto, no sé si os acordáis, pero "Tesis" empieza como mi post, y termina con las mismas reflexiones que aquí (ya lo comenté con Pesso mientras íbamos en el metro, creo).

fortran dijo...

Ah, se me olvidaba la costumbre de rigor de pegar definiciones del DRAE :-P

la segunda acepción es la que nos interesa.

rallar.
(De rallo).
1. tr. Desmenuzar algo restregándolo con el rallador.
2. tr. coloq. Molestar, fastidiar con importunidad y pesadez.
3. tr. rur. Ast. Raer, rebañar los restos de comida que quedan en una olla o caldera.
4. intr. Sal. Hablar descaradamente.

Salmoneitor dijo...

Es que también me gusta la similitud entre lo que entendemos coloquialmente por "rallar" y la imagen de un punzón rayandote la mente mientras alguien te agobia con sus tonterías y le dices: "me estás rayando, tío" ;D

Por cierto, Fortran es un racista! La que se cayó a las vías no la tirarías tú porque fuese rumana, no?

Es coña, es coña. Además, no es un tema para bromear pero es que no podía resistirme a hacerlo... (por lo de la chica muerta, no por lo del orgullosonacionalista de Fortran).

Oye, Fortran, que al final no nos vimos en la mani de Salamanca. A ver si nos vemos en la de este sábado, eh? Cómo molamos los fachillas ahora que usamos técnicas Rohirrims!

:DD

fortran dijo...

Hoy he vuelto a pasar por el sitio, y el rail está manchado de sangre... he estado a punto de tirar una foto con el móvil para que vieseis la distancia a la que estaba y eso, pero Pesso me ha sugerido que no lo hiciese, que al fin y al cabo estábamos diciendo antes lo mal que estaba ser un morboso.

Bueno, pues lo dicho, que nos quedamos sin foto (a no ser que a alguien le interese especialmente conocer la estación de cercanías de Leganés).