jueves, marzo 04, 2010

britanitos on the road

Una de las primeras cosas que llaman la atención cuando uno llega al Reino Unido es lo de que se conduce por la izquierda. Sí, es algo que sabemos desde que vamos al colegio, pero cuando llegas aquí te sigue llamando la atención igual. Lo que más choca suelen ser las rotondas, que se hacen en el sentido horario.

A pesar de que en UK no he conducido ningún coche, sí que he ido de pasajero bastantes veces, y desde luego que como peatón tienes que prestar atención al tráfico. Aprender a mirar por la derecha cuando vas a cruzar es una de las cosas que aumentan las probabilidades de supervivencia aquí. Luego te sorprendes en España cuando intentas aplicar las costumbres inglesas, tanto como peatón como conductor.

Una de las historias que más circulan es que antiguamente (en la edad media) todo el mundo (bueno, los que tenían caballos) cabalgaba por la izquierda, para poder darse de hostias más fácilmente con el brazo derecho, hasta que llegó el cabrón de Napoleón que era zurdo y obligó a toda Europa a ir por la derecha, para así poder él dar bien de hostias sin recibir. A mí eso me parece una gilipollez, pero seguramente la parte de verdad esté en que los ilustrados se diesen cuenta de que era mejor que la gente fuese por la derecha para que en general fuese más difícil cruzar espadas.

En la página de la BBC hay un excelente artículo sobre la viabilidad de cambiar el lado de la carretera por el que conducen los ingleses (que va a ser que no), pero una anécdota que llegó a mis oídos es que la circulación en Watford es un pifostio porque se diseñó con la conducción por la derecha en mente. No sé si creérmelo, pero sí que es cierto que parece un puto infierno.

Pero el asunto principal que me llevaba a escribir sobre este manido tema, es cómo cambian las convenciones sociales al volante. En España, cuando alguien te hace una pirula, primero te cagas en su puta madre y luego le das las largas. Yo me quedé bastante sorprendido al ver qué hijos de puta eran los ingleses, que se estaban dando las largas todo el rato, aun sin poder distinguir yo una pirula. Luego caí en la cuenta de que lo hacen para indicar que le cedes el paso a alguien, y luego el otro se lo devuelve (supongo que en gesto de agradecimiento). A mí me lo hacen y les saco el dedo por la ventanilla.

Otra cosa es la mentalidad del conductor respecto al peatón. En general uno piensa que los pedestrians estos son más respetuosos con los temas de la seguridad vial y cruzan únicamente por donde deben gracias a la escrupulosa educación británica en estos temas y a los modales ingleses. Y un cojón. Es debido a que los conductores cuando ven a alguien cruzando fuera de un paso de cebra van a por él. Saben que van a tener la razón ante un juez y aceleran a tope. Así aprenderán. Y nos ha jodido que si aprendemos, por la cuenta que nos trae.

Pues eso, mucho ojo cuando crucéis la calle por tierras extrañas.

No hay comentarios: