lunes, febrero 28, 2011

La política nubla la capacidad de hacer silogismos

Aún a día de hoy, cuando dentro de poco se cumplirán 7 años de aquel fatídico 11M, me sigue sorprendiendo la incapacidad de la gente para razonar, cuando se trata de política.

Alguna vez que otra he pensado en la huida hacia adelante del PP diciendo que ETA estaba detrás de aquellos atentados, pero ¿por qué?

Porque si nos paramos a pensar, podemos darnos cuenta de cuáles deberían haber sido las consecuencias políticas en un mundo racional, si efectivamente ETA fuese la responsable del 11M. El razonamiento obvio de cualquier persona normal, sería:
ETA ha realizado la mayor masacre en toda su historia, a pesar de que el gobierno presumía de su política antiterrorista y aseguraba que la banda estaba pasando por sus peores momentos, con sus capacidades operativas severamente mermadas. Luego nos han estado engañando con respecto a la situación de ETA, o directamente su política antiterrorista ha sido una mierda y les han puesto las bombas en las narices.

Sin embargo, si se tratase del terrorismo islamista, la infame War on Terror estaría plenamente justificada, ya que se demuestra que Al Qaeda era una amenaza real, que necesitaba ser combatida en Afganistán, Iraq (a pesar de que ni Al Qaeda ni las armas de destrucción masiva estaban allí) y en cualquier parte del mundo.
Pero a día de hoy, casi siete años después, nunca le he escuchado a nadie argumentar eso. Siguen empeñados en que fue ETA, simplemente porque lo que se espera de un partido político (y de sus fanboys) es llevarle la contraria diametralmente al rival, aunque eso implique que ambos puedan estar equivocados.


Con respecto al aniversario de otra fecha señalada en la historia reciente de España, de esas que se conocen como dos dígitos y una letra; me hace gracia ver como el campechano dice un día que a él todavía le ocultan cosas y a las pocas semanas que no queda nada por revelar.

Yo creo que ya chochea un poco, a lo mejor con un poco de suerte un día de estos se le va la olla del todo y hace algunas declaraciones jugositas delante de un micrófono abierto.