lunes, julio 14, 2008

Cómo comprarse una cámara réflex y no morir en el intento

Creo que llevo dándole vueltas al asunto lo suficiente como para comentar algunas cosillas sobre el equipamiento, de cara a que algunos colegas se quieren aficionar al mundillo y dudan sobre qué es lo más interesante para comprar.

Aquí os pongo una foto (hecha con la vieja Nikon Coolpix S-1, mi hermano me preguntó que por qué no hice la foto con la nueva... pues porque tiene que salir en la foto, coño) de las cosas que he ido comprando recientemente:




La cámara


La cámara es una Samsung GX-10, la versión un poco más económica y un poco menos glamurosa de la Pentax K-10D (aunque depende de dónde mires, en el Saturn la encontré por 900€ y a su hermana pija por menos de 600€; en el MierdaMarkt los precios estaban al revés xD).

Uno de los motivos principales que me hizo decantarme por Samsung/Pentax es que mantienen la montura de bayoneta K, que permite usar objetivos fabricados desde los años 70. Eso sí es compatibilidad hacia atrás y no las mierdas que hacen los de Microsoft.

Otro motivo que me llamó la atención es la filosofía que tienen Pentax/Samsung de ir mejorando constantemente los firmwares, no sólo para corregir fallos, sino también para añadir nuevas funcionalidades. La verdad es que todavía no he actualizado el mío (tengo la versión 1.11 y ya han sacado la 1.30, un día de estos se lo meto), pero está bien saber que piensan en la satisfacción del consumidor también después de que este haya soltado la pasta (lo que también se nota por lo de que puedes usar los mismos objetivos de las cámaras viejas sin adaptadores ni polladas).

También me encanta el tacto que tiene... en cuanto la sopesas, notas que tienes algo serio entre las manos. Se nota ese acabado "semi-rugged" que te dice que es una cámara para hombres hechos y derechos, que estén dispuestos a llevar al cuello el casi 1Kg de peso que suma con el objetivo a todas horas. Otro plus es que está sellada herméticamente contra el agua y el polvo, así que no hay que temer que caigan cuatro gotas (eso sí, no es sumergible).

Un detalle muy importante es que tiene uno de los visores más grandes y luminosos de entre las réflex de entrada... aunque claro, realmente no es una cámara para pringaetes, es el tope de gama (bueno, lo era hasta que sacaron la GX-20/K20D, que no sé si me arrepentiré de no haber esperado algo y comprarme esa).

Algunas pijadas que también me llamaron la atención, pero que luego se han demostrado bastante futiles son el estabilizador de imagen incorporado (que no vale para gran cosa) y lo de la limpieza automática del sensor (que pese a todo he tenido que andar soplando para quitar unas motas de polvo, será que cambio demasiado los objetivos).

Otras opciones que estuve considerando fueron las siguientes:

Canon EOS 400D (o la 450D si vas holgado de pasta)

Ventajas:
  • Es un best-seller de las réflex para principiantes.
  • Fácil de usar, ligera, cómoda.
  • El sistema fotográfico de Canon llega hasta donde te alcance la pasta, si inviertes en objetivos, sabes que siempre habrá cuerpos mejores que comprar (y viceversa).
Inconvenientes:
  • No tiene visor de LCD (como los de los relojes) para ver rápidamente la configuración, todo va con el TFT, lo cuál gasta más batería...
  • El acabado dice "gama baja" a gritos por todas partes.
  • Usa tarjetas Compact Flash, lo cuál tiene su parte buena porque son más baratas que las Secure Digital equivalentes, pero también son más frágiles, ocupan más y son una tecnología a la que yo diría que le queda menos tiempo de vida.

Nikon D40 (o D40X, que tiene un sensor mejor)

Ventajas:
  • Obviamente, es una Nikon.
  • La medición de luz es de lo mejor ("foolproof", a prueba de tontos no se cansan de decir los guiris).
  • Dicen que es la más fácil de usar.
Inconvenientes:
  • Te deja con la sensación de que estás pagando más por menos (como cuando miras los precios de los BMW).
  • No tiene limpieza del sensor (aunque la verdad es que es un poco tongo).
  • El sensor de la D40 está muy desfasado (6Mpx, rango ISO de 200-1600 y con mucho ruido)

Olympus E-510

Ventajas:
  • Justo la sensación contraria que con la Nikon. Tiene todas las pijadas del mundo y más (la más importante quizá el Live View).
  • Es ligera (aunque eso le quita el aplomo que tiene la mía).
  • Los objetivos Zuiko son bastante buenos... y si no es suficiente para ti, siempre puedes intentar conseguir uno Leica de las Panasonic ;-)
Inconvenientes:
  • El acabado parece un poco más chungo y menos cuidado que en las otras (si la Nikon era sensación de BMW, aquí es de Citroën xD)... las proporciones no son muy elegantes (aunque la cámara es muy compacta).
  • Sensor más pequeño que el APSC y en formato 4:3 (las de toda la vida son 3:2).
  • Intentan tongarte con la mierda de las tarjetas XD (mira, parece que se ríen de ti), pero al menos ésta también permite usar CF.

Sigma SD14

Ventajas:
  • Vas a tener una cámara jodidamente exclusiva.
  • Sensor Foveon 3X, ni interpolación con patrón bayer ni hostias, cada píxel con sus 3 componentes RGB de verdad.
  • Permite hacer fotografías infrarrojas quitando el protector anti-polvo.
Inconvenientes:
  • Resolución efectiva un poco baja (se quedaba en unos 4.7MP) .
  • Sólo tienes objetivos Sigma (aunque son bastante buenos).
  • El ruido se dispara a partir del ISO 400, aunque creo que las actualizaciones del firmware y del software que traen lo mitigaban bastante.

Otras que me plantearía si me sobrase el dinero son la Panasonic DMC-L10 (puntos fuertes: óptica Leica y el LCD móvil con Live View) y la Fujifilm S5-Pro (puntos fuertes: sensor con 2 tipos de diodos para abarcar un mayor rango dinámico, casi como tirar en HDR por defecto; montado sobre un cuerpo Nikon).

Las que hoy por hoy ni me planteo, y no por el tema de la pasta, son las Sony Alpha. Ya tuve suficiente con un vídeo Beta y un MiniDisc. Pero al menos, el Beta y el MiniDisc eran alternativas superiores al "estándar" del momento (VHS y el Casette), las SLR Alfa son sencillamente una mierda pinchada en un objetivo Zeiss (las caras, las baratas ni eso).

Unos cuantos enlaces útiles a páginas donde puedes encontrar información técnica y comparativas:
http://www.cameralabs.com/
http://www.dzoom.org.es/camaras.html
http://www.dcresource.com/


Los objetivos


Volviendo a los objetivos, son tan importantes o más que el propio cuerpo de la cámara. Esto es como una cadena, su resistencia global será la del eslabon más débil, por mucho megapixel que tengas, si el objetivo no da la talla lo único que tendrás es un montón de píxels borrosos e indefinidos (que además ocuparán montones de espacio sin darte ninguna calidad extra).

Hay una cosa que cualquier fotógrafo serio no se cansará de decir nunca: la relación calidad/precio de los objetivos de distancia focal fija es muchísimo mejor que la de los zooms. Yo he podido comprobarlo fehacientemente. Tengo 4 objetivos:
  • Schneider D-Xenon 18-55mm f3.5-5.6 (venía con la cámara)
  • Vivitar Macro Zoom 28-210mm f3.5-5.6 (de 2ª mano en ebay)
  • Pentax DA 35mm f2 (de 2ª mano en una tienda en Madrid)
  • Pentax KA 50mm f1.7 (de 2ª mano en ebay)
Estoy realmente enamorado del 50mm f1.7. Aunque es de enfoque manual, es una gozada de usar... las imágenes tienen una nitidez y una viveza de color impresionantes. El bokeh cuando el diafragma está abierto al máximo es una preciosidad, os pongo una foto realmente estúpida para que os imaginéis el juego que puede llegar a dar:


Un uso algo más normal del objetivo, para captar detalles arquitectónicos a media-distancia:


En cambio, el super-zoom 28-210mm f3.5-5.6 puede llegar a ser un suplicio. Hacer una foto realmente nítida es difícil, además de que en el gran angular es difícil enfocar y que en el teleobjetivo es muy fácil que la foto salga movida, la resolución del objetivo no da para mucho más. Otro detalle molesto es que la distancia mínima de enfoque es bastante grande (a partir de un metro y medio más o menos creo recordar).

Sin duda su peor enemigo es la luz frontal... a lo mejor es que su multi-coating hace ya mucho tiempo que pasó a mejor vida, pero como el sol le de directamente, por muy escorada que entre la luz, te arruina la foto. En el mejor de los casos, la imagen aparece con un velo blanco y con una pérdida de saturación y contraste bastante chungos (aunque en parte recuperables con postprocesado, pero por favor, disparad en RAW! yo al principio lo hacía en JPEG y en casos muy extremos hay una pérdida de calidad considerable al retocar), como podéis ver en esta foto:
Imagen original
Después de hacerle el apaño


En el peor de los casos, tienes unos flares (¿bengalas?) y una aberración cromática realmente aberrante (valga la rebuznancia), sin posibilidad de que el GIMP venga en tu ayuda para salvar el día:


Pero tampoco hay que ser demasiado cruel con él, sabe darte diversión si le tratas con cariño y no pretendes forzarlo en condiciones más duras de las que puede aguantar (al fin y al cabo, esas dos fotos creo que están tomadas en los extremos del zoom y con el diafragma abierto al máximo). Al final puede que sea por un poco de masoquismo, pero acabo dándome cuenta de que pasa mucho tiempo montado en mi cámara, me lo paso bien experimentando y salen algunas buenas fotos. Como el zoom es deslizante, incluso puedo hacer fácilmente cosas como esta:


y si además se alinean los astros, es posible que incluso puedas pillar in-fraganti a algún bicho:

El 35mm f2 es una buena opción para cuando quieres sacar imágenes naturales (en un sensor APSC abarca más o menos lo que el ojo humano)... quizá se eche un poco de menos esa mayor apertura que tiene el 50mm, pero compensa con que este sí que tiene autofocus y te ahorra unos cuantos segundos por fotografía (aunque esos segundos normalmente se invierten bien, porque mientras enfocas también le dedicas el tiempo a mejorar la composición). Como otros puntos fuertes, enfoca desde bastante cerca y no mete mucha distorsión.

Esta es una foto de mi primo sujetando un bicho:
Esta es otra de la vieja Estación del Norte (actual Príncipe Pío):

En la fotografía anterior, cuando se ve a máxima resolución, se puede observar un fallo bastante curioso en las líneas de contorno del edificio con el cielo. Se ven los "dientes de sierra", achacables presumiblemente a la interpolación del color. Ese es el principal motivo por el que merecería la pena comprarse una Sigma SD14, pero si encojo mi imagen hasta sus 4.7MP con una buena interpolación seguramente me quede más o menos igual.


Del 18-55mm f3.5-3.6 no tengo muchas quejas, porque tampoco se puede esperar demasiado... hace unas fotos resultonas y tiene un rango focal bastante versátil (sobre todo en el gran angular, ya que no tengo ningún otro objetivo que me cubra esas distancias focales). El cacharro es bastante ligero y no excesivamente grande, pero la calidad de la imagen en los bordes es horrible... muy poca resolución y mucho viñeteado (el oscurecimiento) en las esquinas.

En esta fotografía se puede apreciar bastante lo que significa usar un objetivo barato...
En la fotografía anterior, el problema no se debe (al menos exclusivamente) a una escasa profundidad de campo, en otras fotografías con los extremos menos alejados del centro (el sujeto situado en el plano normal a la cámara) sucede lo mismo.

En el extremo del teleobjetivo medio parece que funciona un poco mejor:


El complemento ideal para los objetivos son sus parasoles, si hay mucha luz, úsalos (que no muerden) y te quitarán muchos de esos molestos destellos. Además, parecerás mucho más profesional.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de comprar objetivos, es si están específcamente diseñados para cámaras digitales (para el tamaño de un sensor APSC) o para una cámara de carrete de 35mm. La ventaja que tienen los diseñados para digitales es que suelen ser más ligeros (tienen menos cristal), pero con los diseñados para 35mm tienes la ventaja de que están sobredimensionados, así que tendrás una imagen mejor (ya que los bordes, que suelen ser las zonas más chungas, caerán fuera del sensor) y también puedes utilizarlos en una cámara de carrete, lo cuál siempre está bien si te gusta el fotoreportaje de aventura y vas a hacer fotos en condiciones extremas donde las baterías no duran nada; además también te valdrán si te compras una cámara digital full frame (pero supongo que no será el caso, ya que suelen costar más de 2.000€).

Resumiendo el apartado de los objetivos: si quieres fotos impecables, hazte con unos cuantos de focal fija con una buena apertura (yo todavía me estoy arrepintiendo de un 55mm f1.2 que perdí en una puja :-s). Si te vale con sacar fotos medio guarrindongas (y no me refiero a que fotografíes tías en pelota, que eso siempre está bien) sin complicarte demasiado, consigue un Tamron 18-250mm o un Sigma 18-200mm, que no están mal de precio, y no tendrás que volver a cambiar de objetivo en tu vida (aunque yo personalmente sigo prefiriendo tener varios objetivos más baratos y mejores, que para eso me he comprado una SLR de objetivos intercambiables y no una compacta super-zoom).


Otros accesorios


Ahora vamos con esas pequeñas cosas que no son especialmente caras, pero que te hacen la vida mucho más fácil.

Los filtros

Son como los condones, protegen lo que más quieres. Con la ventaja de que no son de usar y tirar. Por unos 10€ puedes proteger tu objetivo de huellas pringosas y rayajos accidentales y además conseguir algunas mejorillas extra.

Si no te apetece complicarte la vida, ponle un filtro UV neutro a cada objetivo y déjaselo puesto siempre. Además de protegerlo físicamente, te quitará algún rayo ultravioleta que otro que puede afearte una foto con un halo púrpura (por suerte, los objetivos SMC de Pentax no son propensos a esto).

Si quieres dar un pasito más, píllate un polarizador. Dicen que quita los reflejos de las superficies no metálicas (p.e. un cristal o el agua), pero la verdad es que yo no lo noto mucho (al menos con el polarizador circular). Si te has comprado un objetivo de enfoque manual, ponle un polarizador lineal (los autofocus no funcionan bien con ellos, así que aprovecha) y girándolo podrás seleccionar qué polarización de la luz le va mejor a tu foto. Es ideal para conseguir cielos de color azul intenso, como puedes ver en estas dos fotos con el polarizador en un ángulo distinto:

Por cierto, están alineadas a mano... un trabajo fino, fino, ¿eh?

El polarizador circular tiene el problema de que oscurece demasiado la imagen, así que si lo usas con un objetivo con poca apertura (p.e. de f3.5 para arriba) asegurate de que haya mucha luz o prepara un buen apoyo para la cámara.

La mayoría de los demás filtros (como los de colores o los de enfoque suave) se pueden reproducir fácilmente en el postprocesado, así que tampoco merecen mucho la pena...

Los filtros de efectos creativos (tipo caleidoscopio, de bengala, etc.) me parecen una pollada, así que paso de hablar de ellos.

Una nota importante sobre los filtros: al comprarlos asegurate de que su diámetro coincide con el de tus objetivos.

Los negratas con tres patas

Si te gusta hacer fotografías nocturas, olvídate del perro, el trípode es ahora tu mejor amigo.

Si necesitas algo fácilmente transportable, también hay monopies, pero no te garantizan la misma estabilidad durante un periodo de tiempo prolongado, así que sólo son útiles en situaciones de media iluminación como museos.

Hay otro invento bastante curioso que consiste en atarle un cordel a un tornillo que encaje en la rosca de la cámara y si pisas el extremo con el pie y lo mantienes tenso tirando de la cámara hacia arriba, se consigue un poco más de estabilidad. No lo he probado porque no he encontrado un tornillo que encaje (realmente no he buscado) y porque me da más vergüenza ir haciendo el friki con eso que sacarme el trípode (cualquiera de los trípodes).

Otra variedad que me ha llamado la atención es el trípode llamado "Gorilla", que tiene patas flexibles que permiten aferrarlo a distintos objetos. Yo personalmente no tengo el valor suficiente de dejar en vilo sobre el vacío mi cámara de casi 1Kg y más de 500€ sujeta únicamente por un cacho de plástico. Quizá para una compacta tenga su utilidad, pero para una réflex no me la juego.

Una consideración importante a la hora de escoger el trípode, además de la altura máxima y mínima es que debería pesar al menos tanto como la propia cámara (o si no en cuanto la inclines un poco fuera del centro de gravedad, se irá todo al suelo y eso no mola nada).

El complemento ideal para el trípode es el "quick-shoe" (¿zapata rápida?), un mecanismo que tiene dos partes (una para la cámara y otra para el trípode) que te permitirá acoplar y desacoplar a la misma velocidad que en una película porno. En la foto de mi equipo podéis ver que la cámara lo tiene puesto.

El kit de limpieza

Recuerdo cómo Antonio "el Gitano" limpiaba con mimo la pantalla de su GameBoy (seguramente robada), escupiendo sobre el cristal y frotándolo vigorosamente con la camiseta del pringado que tenía a su lado.

Espero que vosotros tengáis un poco más de respeto por vuestro equipo (y por las camisetas de la gente) y os gastéis unos 5€ en un kit con líquido limpiador para lentes, una escobilla/soplador y unos cuantos papelillos ópticos.

Ni se os ocurra darle con toallitas bañadas en alcohol u os podéis ir despidiendo del recubrimiento anti-reflejos del objetivo (sí, el maravilloso Super-Multi-Coating).

Cada uno tiene su propio estilo al limpiar, algunos mejor y otros peor. Yo he pasado momentos realmente terribles limpiando el 35mm y viendo cómo se quedaba el trazo del papel al evaporarse el limpiador, así que os ahorraré el trauma y os diré el truco: no os paséis con el líquido, una gota sobra. Si os quedan trazas, probad a echarle un poco de vaho con el aliento y a pasar el papel seco muy cuidadosamente.

De todos modos, si habéis sido buenos chicos y le habéis puesto un filtro a cada objetivo, la limpieza será menos traumática.

Gimme da powah

Los buenos viejos tiempos en los que toda la energía que podía necesitar la cámara para funcionar se la daba uno mismo armando el obturador con el dedo ya se acabaron. Mentalízate de esto: si te quedas sin batería, tu cámara chupiguay no vale un pimiento.

Así que cómprate otra batería de reserva y tenla cargada siempre a mano, o en el peor momento te puedes quedar con el culo al aire.

Si quieres prolongar la vida de la batería y de paso aumentar la calidad de tus fotos, apúntate esto también: el flash es para mariconas. No lo comenté antes cuando hablé de los trípodes porque me parecía bastante obvio, pero por si acaso lo diré aquí, el flash es inútil en la mayoría de las situaciones, dado su escaso alcance (su mayor utilidad es en retratos, pero tus sujetos se cagarán en tu puta madre en cuanto les pegues 3 flashazos). Si hay poca luz, abre el diafragma al máximo (¿ahora te arrepientes de haber comprado un zoom guarruzo en lugar de unas prime-lens f1.4, eh?) y si no es suficiente, pues planta el trípode y con calma. Si a pesar de todo tienes que hacer fotos de acción a distancia media-corta de noche, cómprate un flash de verdad (o incluso uno inalámbrico y ubícalo cerca del sujeto), que el que viene incorporado con la cámara no vale ni para tomar por culo.

La tarjeta de memoria

Ahí es otro punto en el que puede merecer la pena hacer una mediana inversión, ya que la cámara sin tarjeta es tan inútil como sin batería.

Si vas a hacer salidas largas sin oportunidad de descargar, cómprate una de mucha capacidad, o aprieta el culo y dispara en JPEG a media calidad, pero ya que te has dejado la pasta en una réflex lo suyo es que dispares siempre en RAW, ya que te permitirá corregir la mayoría de los defectos de exposición y balance de blancos a posteriori sin pérdida de calidad apreciable.

Si sobre todo vas a hacer fotografías rápidas a granel (p.e. en eventos deportivos), te interesará tener una tarjeta con una velocidad de escritura elevada, para que tu tasa de disparo no se vea interrumpida de forma inoportuna al llenarse el buffer de la cámara.

En cualquier caso, no te obsesiones demasiado con este tema, porque cada día las tarjetas son más baratas y de mayores prestaciones... y si realmente tienes unas necesidades de almacenamiento atroces, siempre puedes ir por ahí con el portátil o un disco duro externo.

La pantalla de enfoque

Yo estoy contínuamente tentado de comprarme una pantalla de enfoque con un prisma partido (split prism focusing screen) para que me ayude a enfocar a mano. Las cámaras viejas de mi padre lo tienen y se nota una barbaridad. El problema es que la medición de luz se ve alterada, sobre todo con objetivos poco luminosos.

Si me compro una, ya tiro la casa por la ventana y me la pido con guías para ayudarme también la composición (que si no muchas fotos salen torcidas o con los sujetos de interés descuadrados).

Por desgracia no es que sean baratas precisamente (las Katz Eye te cuestan entre 100 y 200 dólares) y su montaje es delicado (a veces incluso no quedan bien alineadas), así que si no vas a estar usando todo el día el enfoque manual no creo que merezca mucho la pena arriesgarse... por suerte, las cámaras modernas, te echan un cable si estás un poco cegato a la hora de enfocar, iluminando los puntos de enfoque cuando están bien enfocados.

Aunque a lo mejor me compro una super-jincha por 20€ para experimientar un poco y si no me convence, pues sigo con la normal.

Hay una cosa interesante sobre el visor y la miopía... yo estaba realmente acojonado cuando me compré la cámara porque pensaba usarla en modo manual y al ser miope tenía la duda de si mi problema al enfocar se trasladaría a las fotografías. Un colega óptico me dijo que sí y ya estaba yo temiendo que tendría que ajustarla perfectamente (la cámara tiene una palanquita para ajustar las dioptrías) y los mismos ajustes no valdrían si la usaba con gafas o lentillas. Pues al final, resulta que no; el ojo lo que tiene que ver bien es la pantalla de enfoque (que está a unos 5 centímetros como mucho, teniendo en cuenta el recorrido de la luz por el prisma) ya que la luz se difunde de forma homogénea sobre su superfice, es decir, que no es como mirar en un espejo (tienes que enfocar según mires más lejos o más cerca) sino como mirar el mismo plano de cerca (y tiene sentido, sinó podrías enfocar a voluntad con el ojo por el visor). Así que el problema gordo realmente lo tienen los hipermétropes.

Otro asuntillo relacionado es sobre la limpiezaa, a veces veréis mugre en el visor y es posible que las fotografáis salgan impolutas, entonces deberíais echarle un ojo a la pantalla y también al espejo, a ver si necesitan un delicado soplido (sin flemas, eh?).

Si la mugre sale en las fotografías, buscadla en la parte opuesta en el sensor.

La bolsa de transporte

Pues todo este material hay que llevarlo de un lado a otro. En mis primeras salidas, cuando sólo tenía un objetivo, no tenía mucho problema para transportar el equipo, con la bolsa del portátil, que está acolchada, sobra para guardar la cámara más o menos resguardadita cuando no la estás usando.

En cuanto empecé a ampliar mi colección, tuve que comprarme una bolsa más apta. La que tengo ahora es una tipo bandolera bastante cutrilla que me compré para salir del paso rápidamente, pero me sirve bastante bien para llevarlo todo (la cámara, los objetivos, los cables, el cargador, la batería extra, los filtros, las tarjetas, el kit de limpieza...). El problema que tiene es que para hacer excursiones largas es un coñazo llevarla colgando del hombro.

En este momento estoy considerando comprarme una mochila en condiciones, pero entonces se presenta otro problema: el tamaño. Si la compras pequeña, no podrás meter más cosas, que normalmente son necesarias cuando sales de excursión o de viaje (un bocadillo, a lo mejor el portátil, el trípode, calzado de repuesto, unos gayumbos extra...) y es muy absurdo llevar dos mochilas (sin embargo sí que puedes llevar una mochila y una bandolera). Si te la compras grande y únicamente quieres dar un paseo por la ciudad, entonces irás haciendo el panoli con un macuto enorme y vacío. Además, la mochila tiene otro problema, y es lo incómodo que resulta andar guardando y sacando la cámara (otro punto para la bandolera).

Quizá la combinación ideal sea la mochila mediana/grande para el transporte del equipo y cosas extra y una mini-bandolera para desenfudar rápido la cámara (ever-ready pouch creo que las llaman los guiris).

Si te sobra la pasta, cómpratelo todo y escoge según la ocasión :-p

A mí me esta mochila me está pidiendo a gritos que la compre... ¡¡¡Cállate zorra!!! ¡¡¡Lo haré en cuanto reúna el dinero!!!


Resumen Final

Antes de nada, pregúntate lo siguiente ¿Realmente necesitas una SLR? Son caras, grandes, pesadas, ruidosas, incómodas de manejar, requieren cierto mantenimiento y no te garantizan que las fotos salgan bien, sino todo lo contrario, exigen mucho trabajo de postprocesado para obtener las fotografías perfectas.

Así que si realmente estás dispuesto a sufrir para sacar las mejores fotografías posibles, tienes ganas de leer libros sobre técnica fotográfica y notas que una cámara compacta le corta las alas a tu creatividad, entonces es posible que te merezca la pena invertir pasta en una SLR. Antes de gastarte la pasta, pásate por las tiendas (preferiblemente el MediaMarkt/Saturn, que suelen tenerlas casi todas las de gama media de las que hablamos, pero no les compras nada, por cabrones, ve sólo a tocarles los huevos) para toquetearlas un poco, piensa en qué cosas necesitas y cuáles no. Si vas a hacer algún viaje a los EEUU, o a Hong Kong, aprovecha la fortaleza del €uropowah y cómpratela allí.

Otro día sigo hablando sobre el software guay para trabajar con las fotos.

10 comentarios:

YO. dijo...

Gracias Fortran,, por gente como tú estoy planteándome ser friki en un nuevo campo...

Como complemento a todo esto, creo que está bien mirarse una serie de artículos que han salido en Xataka.

Gracias de nuevo!

fortran dijo...

Hey, están muy bien los artículos de Xataka, complementan bien este cojoartículo, cubren un aspecto más teórico que lo que yo he tratado aquí (ya que me interesaba contar más la experiencia con mi equipo y las opciones que hay a la hora de comprar que hacer un tratado de fotografía :-p)

Gracias a ti por interesarte! ;-)

El hermano dijo...

Zerdo, yo no he dicho tal jilipollez en mi puta vida. (E bisto que es tu nuebo estilo de eskrivir)

el sucio dijo...

el ermano ste q tiens es un krack

fortran dijo...

se dise qrak

Anónimo dijo...

Cagon en to fortran, yo pensando en comprarme mi primera DSLR , estoy ya casi decidido por la EOS 400D , me da por visitar el blog y puff ahora todo dudas... lo de los objetivos con montura pentax es lo que me tiene con dudas.. he mirado en ebay y por cuatro duros te pillas cosas que en EF para canon valen un riñon.

Por cierto me encantan las fotos de ejemplo que has puesto!

fortran dijo...

Pues si te gusta la EOS 400D, tampoco te martirices demasiado, es una buena cámara y puedes encontrar objetivos mejores que para Pentax... el problema es como dices, las posibilidades del mercado de 2ª mano y la pasta.

De todos modos, hay otra opción que no he comentado en el post y que a lo mejor también es interesante: los adaptadores para los objetivos.

Normalmente existen adaptadores físicos para utilizar objetivos de una montura en casi cualquier otra, con pequeñas excepciones. Lo más corriente es para usar objetivos viejos de la misma marca en las monturas modernas, así que eso te podría dar un poco más de juego a la hora de comprar objetivos cojonudos Canon antiguos por cuatro duros y ponérselos a la EOS 400D, aunque lo más seguro es que tengas que usarla de forma manual (adios al AutoFocus y a lo mejor también al modo de Apertura Automática).

Con Pentax la cosa está un poco más delicada con el tema de los adaptadores, por motivo de la distancia que hay entre el objetvo y el plano del negativo/sensor. Puedes encontrar adaptadores de los objetivos Pentax a casi cualquier otra montura, pero al revés no, porque que se perdería la posibilidad de enfocar al infinito (lo que es una putada).

Tampoco olvides que hay más gente con cámaras DSLR Canon que Pentax, así que potencialmente hay un mercado mayor.

Por último, una muy buena opción para equiparse con objetivos decentes a buen precio son los Sigma/Tamron/Vivitar/etc. (de primera mano incluso) que están disponibles para todas las principales monturas al mismo precio. De hecho, algunos están tan bien que los fabricantes de cámaras adquieren las licencias de los diseños para fabricarlos bajo su propia marca (de hecho, por lo visto en el mundo de la óptica es muy común la externalización del diseño o la construcción de los objetivos).

Sobre las fotos, un día de estos ya pondré la colección completa de las mejores fotos hechas durante mis recorridos redescubriendo Madrid como si fuese un guiri :-)

Un saludo!

Anónimo dijo...

Un millon de gracias de este habitual lector anonimo. Al final supongo que para no darle mas vueltas a la cabeza me pillare una EOS 400D sobretodo por la comunidad que existe (material de segunda mano, foros, etc) , y efectivamente mi idea era comprar solo el cuerpo o el famoso kit 18-55 pisapapeles que se encuentra normalmente en las ofertas , y completarlo con algun tele de sigma o un tamron, por que por ahora algo como el Canon 75-300 IS USM , que es lo que me vendria bien para el tipo de foto que quiero hacer, se me sale de presupuesto.

fortran dijo...

Sobre el 75-300 IS USM, lo de la estabilización de imagen es algo realmente indispensable para esas distancias focales, así que si piensas usar mucho el teleobjetivo mucho mejor esa opción (Canon, Nikon, Panasonic) que tener que usar la incluida en el cuerpo de la cámara (Pentax/Samsung, Olympus, Sony)... aunque el f5.6 en 300mm puede ser una auténtica putada si hay poca luz y te tiembla el pulso, yo con el Vivitar a 210mm f5.6 ya empiezo a tener problemas si no uso el trípode, pero tener una mayor apertura a esa distancia focal significa un objetivo realmente enorme y realmente caro, así que para nuestros humildes presupuestos de amateur es lo que hay :-)

Yo a lo mejor me pillo un par de objetivos más dentro de unas horas... ya pondré un post más a fondo sobre objetivos si me hago con ellos ;-)

David dijo...

Es importante tener en cuenta la forma de conseguir camaras reflex a un buen precio y sobre todo de forma practica. Por eso trato de averiguar en internet como hacerlo