jueves, noviembre 25, 2004

Antes muerta que sencilla

Por lo visto ese es el título de la canción ganadora del concurso llamado "Euro-Junior".

Todavía no he tenido el "placer" de escuchar la canción, pero se la he oido tararear a alguno más de una vez... intrigado, me aventuré a preguntar sobre el contexto de la fúnebre sentencia.

No se refería a la sencillez de mente ni de espíritu, qué va... la canción trataba de que si las niñas no van vestidas y maquilladas hasta parecer unas furcias no son felices. Olé, olé y olé.

A los padres de la pobre criatura: pueden estar orgullosos.



Acaban de convertir a su hija en un lamentable espectáculo de feria.

Los niños tienen derecho a no ser utilizados para cumplir los sueños frustrados de los padres. Tienen derecho a no ser despojados de su inocencia por adultos ávidos de dinero.

Creo que un niño expuesto a tanta mierda no podrá llegar nunca a ser una persona equilibrada. Sin duda ahora resulta divertido estar subido en la montaña rusa, pero no creo que sea capaz de asimilar el hecho de que dentro de unas semanas no se va acordar de ella ni el tato.

Por último, una de esas frases que pasan a la historia: "quería ser artista desde siempre"... ¿desde siempre? ¿desde que tenía 6 años? ja ja ja...

1 comentario:

El último hombre al que verás... dijo...

Olé digo yo también.

¿Después de casi 3 años, te aventuras a bloguear de nuevo sobre este tema? Yo voy a hacerlo. Se lo debo como un pequeño favor a una amiga peruana que es profesional.

Se va a acordar de toda mi familia (seguro)