viernes, noviembre 12, 2004

Los badenes

Son como las setas, pero en las urbanizaciones. El anecdotario relacionado con los putos badenes de los pasos de peatones es amplio, pero sin duda, lo que más se repite cuando se cruza uno son palabras de afecto hacia el alcalde.

He aquí una lista de contraindicaciones de los vadenes:
  • De noche, las luces de cruce pueden producir deslumbramiento debido al cambio de pendiente.
  • Son perjudiciales para el medio ambiente, ya que con los frenazos y acelerones aumenta el consumo de combustible y las emisiones de gases contaminantes.
  • Deterioran la suspensión de los vehículos, creando situaciones de peligro.
  • Son redundantes, si existe una señalización que limite la velocidad, no es necesario levantar fortificaciones.
  • Dan una falsa sensación de seguridad a los peatones.
Además, el colmo del absurdo es que mientras se emplean recursos en crear badenes, hay huecos y baches en las calzadas que están sin arreglar... ¿no sería más lógico emplear ese asfalto en mejorar las vías en lugar de en crear obstáculos?

La única explicación que se me ocurre es que los ayuntamientos van a comisión por los cambios de amortiguadores que se hacen en los talleres.