viernes, diciembre 03, 2004

La decadencia de Internet

Creo que deberían cambiar el anuncio de terraadeeseleplús, ese en el que aparecen todos los coches moviéndose el doble de rápido... en lugar de eso tenía que aparecer un simio delante de un ordenador, aporreando el teclado, y una voz en off diciendo: "internet para todos; sí: para ti también".

Oiga, que no porque su conexión vaya más rápido ha de malgastar el ancho de banda escribiendo gilipolleces.

Tengo 3 ejemplos clarísimos:
  1. Barrapunto: cada día más deprimente. Gente que no tiene ni puta idea, opinando impunemente sin aportar razones, o simplemente gente escribiendo gilipolleces que no vienen a cuento.
  2. Wikipedia en español: el más claro ejemplo de cómo no debe ser una enciclopedia. Sobre todo en los artículos de tecnología. Da gusto ver como cada cual cuenta lo que le parece, como si estuviese hablando con un coleguita. El colmo es ver las referencias temporales relativas al "momento actual". La falta de rigor está a la orden del día.
  3. Reflexiones de fortran y otras basuras: ésto es lo peor... y tú lo estás leyendo.
Posiblemente Internet tenga gran culpa del agilipollamiento general que se está fraguando en nuestra sociedad. Antes cuando alguien quería aprender algo, se tenía que molestar en ir a la biblioteca, consultar enciclopedias, buscar artículos en revistas... al ser algo que costaba un esfuerzo, la gente valoraba más el conocimiento.

La existencia de una red en la que se puede encontrar casi toda la información del mundo era el sueño de cualquier persona curiosa y con ganas de aprender, pero casi que se ha convertido en una pesadilla. Cualquiera puede publicar información no fiable o falsa en Internet y todos estamos expuestos a ella.

En el famoso flame-war que rodeó al artículo de Fuckowski "Bailando con ratas", un comentarista anónimo, que se llegó a hacer conocer como "El Bufoncillo Analfabeto" (que es el fan número uno y el mayor promotor de este weblog), intentaba justificar su ignorancia con un "lo busqué en el google y lo encontré así". A mí me da igual lo que el Bufoncillo pueda dejar de aprender, pero me aterra pensar que hay gente que toma a Google como un dispensador de verdades.

Supongo que más de uno al leer esto pensará que estoy a favor de la censura. Ni mucho menos. Estoy en contra de la situación a la que ha llegado la sociedad. En una sociedad más adecuada no hace falta censura, porque la gente sería lo suficientemente inteligente (o mejor dicho, habría sido correctamente educada) como para saber distinguir lo que es bueno de lo que es malo. Tampoco habría degenerados que publican fotografías de menores siendo vejados por adultos ni pervertidos que demandasen tales contenidos.

Si la gente tuviese un poco más de seriedad, proyectos como la Wikipedia serían maravillosos, pero por ahora nos tenemos que conformar con un esperpento... a uno se le cae el alma cuando se esmera en redactar un artículo o su esbozo de la forma más correcta posible para que después llegue un gilipollas y lo cambie a su antojo (y a peor, claro).

Lo atractivo y fascinante de Internet es la "libertad". Y es precisamente ahí radican sus virtudes y sus defectos. Por desgracia, mucha gente cree que el problema es la "libertad" y que la solución es poner barreras en Internet, censurando sitios (por ejemplo: la página de Maddox sufre el acoso contínuo de asociaciones de madres que quieren que la cierren).

Pero no nos engañemos. El problema no es Internet. La red no es más que un reflejo de la sociedad. Un mundo virtual donde las reglas, las leyes y la justicia no existen es el sitio idóneo para que la gente muestre su verdadero ser. Así que la decadencia de Internet no es más que la decadencia del mundo en el que vivimos.

Es un mundo lleno de sombras, pero para eso traigo mi linterna... ¿Traes tú las pilas?.

No hay comentarios: