jueves, agosto 21, 2008

La diferencia entre tú y yo

Me da igual que te tires 3 días haciendo memoria de todos mis "trapos sucios" (lo pongo entre comillas, porque la mayoría de las cosas son apreciaciones subjetivas de mis intenciones totalmente equivocadas; o directamente fantasías)...

Yo no me avergüenzo de mi pasado. Me da igual si lo publicas en tu blog, si se lo mandas por correo a todos mis amigos o si sale en la primera plana de El País. Es más, me parece encomiable tal esfuerzo biográfico, cualquiera diría que te has pasado tu vida más pendiente de la mía que de la propia tuya. A ver si superas de una vez el complejo de príncipe destronado, que ya te ha dado tiempo en 26 años.

A una persona que no tiene nada que ocultar, no se le puede hacer daño con cosas tan burdas.

Por cierto, queda muy coherente con lo de que tienes mucha clase, sí señor.


Actualización: aquí está el post que retrata lo mala persona que soy, por si a alguien le interesa.

3 comentarios:

Freeman dijo...

Se te ve escocidito, y muy pendiente de mi blog... ¡Unas horas publicado y no te ha pasado desapercibido! Me alegro de que hayas tenido tiempo para leerlo, campeón.
Por otra parte, no es necesario hacer una recopilación exhaustiva de tus "hazañas", héroe. Son tan impactantes que vienen a la memoria enseguida. ¿Preguntamos a los del velatorio a ver si recuerdan lo del examen? Una cosa así no se olvida fácilmente. Más difícil resulta recordar la última vez que echaste una mano a alguien.
Por cierto, hablando de olvidos: se me olvidó preguntarte: ¿qué tal por Zamora?

fortran dijo...

Pues mira tú por donde, no pude leerlo, pero alguien sí que lo hizo y me esbozó un pequeño resumen, así que si no es mucha molestia me gustaría que me mandases una copia para poder enseñársela a mis colegas y que nos echemos unas risas todos juntos...

¿Escocidito? No, qué va... te repito que me da igual las tonterías que digas sobre mí: yo no tengo nada de lo que avergonzarme. Soy responsable de todos y cada uno de mis actos, tanto los buenos como los malos y que los airees o permanezcan en la sombra no me va a hacer mejor o peor persona. Así que piensa en ello; da igual que lo que yo haya dicho: ya eras mezquino antes y lo seguirías siendo aunque yo hubiese mantenido la boca cerrada.

Ah, y si crees que me he quedado sin cartuchos estás tremendamente equivocado, pero ya me he ensuciado bastante las manos mezclándome con tus miserias sin necesidad.

Espero sinceramente que seas capaz de reconducir tu vida, que va a la deriva en un mar de rabia y odio (a veces muy bien encubierto) desde que tu hermano pequeño te demostró que era capaz de ser más grande que tú en muchas cosas.

También quiero que sepas que no te guardo ningún rencor y que el día que estés dispuesto a amar a la gente, con sus defectos y sus virtudes, en lugar de criticarla, humillarla y sentirte superior a ella, yo estaré por aquí, dispuesto a perdonarte todos esos años de soberbia.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Tu niño que "free"man ha puesto contraseña a su blog para que no nos deleitemos con sus criticas xD

Si es que lo teneias que haber guardado en tu cafetera coño, ahora como enseño a la gente lo mala persona que eres?