martes, octubre 28, 2008

El viaje de vuelta

Bueno, ya hace unos cuantos días que estoy de vuelta en España y ya que estoy asentado voy a comentar las experiencias del viaje y la re-adaptación a Spain (is different TM).

Lo primero es que en la correspondencia en Philadelphia me fijé en la cantidad de películas que se habían rodado allí. Tienen un pasillo lleno con los pósters, que lo recorres con la cinta transportadora y mientras lo recorres vas descubriendo que a parte de Philadelphia y las de M. Night Shiamalan hay montones más, entre ellas Rocky, de lo que no tenía ni idea.

En el mismo aeropuerto, me comí una mierda muy extraña en el McDonald's, que era una especie de bollo relleno de mermelada con una tortilla y bacon dentro, además de que en lugar de patatas fritas había una especie de torta de patatas... qué cosas.

Durante el vuelo PHL-MAD se dio la casualidad de que coincidí con las señoras que iban a Utah, pero no me tocó nadie de compañero de asiento... supongo que sería para compensar que tenía el cagadero al lado. La comida, de nuevo una puta mierda, como en todos los aviones.

Como llegué a casa a eso de las 8:00 am, tenía la duda de si aguantaba el resto del día despierto para combatir el jet lag o me echaba una siesta y ya vería cómo evolucionaba el tema. Al final me fui a dormir, considerando que el jet lag es tu mejor amigo cuando quieres salir de fiesta hasta las tantas.

Luego estaba el tema de volver a usar mi coche... eso fue lo más duro. Un diesel con marchas manuales y con la mitad de potencia. Al principio estaba a punto de calarlo siempre al frenar, porque me olvidaba de ir reduciendo, pero al cabo del rato ya recuperé el tranquillo.

Pues eso es casi todo, no hay mucho más que contar a parte de que en unos días me voy a hacer una entrevista de trabajo a Francia, a ver si hay suertecilla.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ay el subarito, como tiraba!