domingo, marzo 30, 2008

¡¡¡Me voy a correr!!!

Seguro que ya estáis pensando que este post lo estoy escribiendo antes de terminarme una pajilla... pues no, es que estoy a punto de empezar una carrerita de 10 Km de nada.

Hasta ahora, sólo he entrenado recorridos de 5 Km como mucho, acabando a duras penas y con la lengua fuera, además de que hace dos semanas que no salgo a correr (puñetera semana santa)... así que ante este evento sólo se puede hacer una cosa: echarle huevos.

Encima creo que he desayunado demasiado tarde y me está repitiendo... voy a ver si consigo plantar un pino antes para aligerar un poquito.

Ya os contaré en un rato...

Actualización post-coitum
Hale, ya estoy aquí, al final he conseguido terminar, con dosis extra de huevos... el tiempo no ha sido para tirar cohetes (1h4m, los segundos ni los he mirado), pero lo importante es la superación personal.

El comienzo de la carrera ha sido un tanto caótico, con mucha gente por todas partes y teniendo cuidad en no pisarnos... salí junto a Chechu y PD. A Chechu perdimos de vista nada más empezar y yo aguanté al rebufo de PD hasta el primer kilómetro más o menos.

A partir de ahí, comenzó mi particular vía crucis.

Seguir el ritmo de PD durante los mil primeros metros no fue difícil, pero me pasó factura, él está mucho más entrenado que yo (ha terminado en 48min. me acaba de decir por teléfono) y puso un ritmo que sencillamente yo no podía seguir, así que le dejé marchar con resignación.

Mientras tanto, veía que el pelotón en el que me encontraba al salir empezaba a dispersarse a mi alrededor y yo me iba quedando solo. No paraba de adelantarme gente.

Eso es lo que estaba repitiéndose en mi cabeza constantemente "no dejan de adelantarme, no dejan de adelantarme, no dejan de adelantarme..." así durante un par de kilometrillos más.

En el kilómetro 3, cambié mi mantra por algo un poco más motivador "no compites contra la gente, compites contra ti mismo, no compites contra la gente, compites contra ti mismo...". En esos momentos es cuando uno se arrepiente de haberse dejado el reproductor multimedia en el coche.

En el par de kilómetros siguientes, me animó un poco ver a algún señor mayor medio echar la pota (o unas flemas muy espesas) y medio pararse; pensé "venga, coño, que tú todavía no te has retirado"... la sensación fue efímera, se acabó justo cuando el tío se recuperó y me pasó.

Mientras tanto, echaba alguna ojeada hacia atrás y veía que cada vez tenía menos gente tras de mí.

Poco antes del Km 5, PD me saluda, va bajando la calle en sentido contrario (cosas del trazado del circuito), pero no sé cuánto queda hasta el giro, así que desconozco si me saca mucho o poco... intuyo que es bastante.

En el Km 5, hay una banda de música y el avituallamiento... jamás pensé que preferiría el agua a la coca-cola, pero sin duda ese fue el momento en el que podría decirlo, si no fuese porque iba demasiado ahogado para hablar.

Aprovecho la excusa de que me puedo atragantar para pararme a andar por primera vez mientras voy bebiendo de la botellita. Me la termino entera, que está muy feo desperdiciar el agua con la sequía que hay.

A mí lado veo a otro chaval, que parece algo más joven que yo, que también va folladísimo. Le pregunto que qué tal va. Le arden los gemelos, me dice. Le digo que si le apetece que intentemos terminar la carrera juntos; y en esos momentos nadie tiene huevos a negar un poco de apoyo moral y compañía.

Volvemos a echar a correr, mientras vamos girando para bajar la calle... la cuesta abajo se agradece y mucho. Pasamos de nuevo por donde la banda, que oportunamente tocan "when the saints go marching in"... qué apropiado para el desfile de cadáveres marchitos. Al otro lado vemos la cola de la carrera, acuciada por el coche escoba (que realmente es un autocar).

A partir de ahí, vamos intercambiando algunas palabras de vez en cuando para distraernos, es mucho mejor que pensar que vas follado y que estás casi el último. Aprovechamos las cuestas arriba para andar un poquito a paso ligero y así poder bajar dando zancadas más las cuestas abajo.

Los kilómetros 6, 7 y 8 se pasan bastante rápido... a partir de ahí, el chaval empieza a tener que ir tirando de mí... en el 9 nos despedimos, yo ya veo asegurado entrar en el tiempo exigido y quiero reservar unas pocas fuerzas para hacer una entrada un poco digna.

Hay bastantes espectadores en el último tramo, que nos aplauden y nos jalean para que terminemos, lo cuál se agradece una barbaridad.

Por fin entro en el Campus de Getafe, ya sólo hay que doblar un par de recodos y ahí está la meta... veo a unos 5 corredores por delante (y uno de ellos me suena de la carrera, pero no de esta, sino de la otra), pero por mis cojones que voy a hacer una entrada memorable, sí señor, para eso he estado andando durante los 100 metros anteriores.

Esprinto con todas mis fuerzas, exprimiendo al máximo cada molécula de adenosintrifosfato que pueda quedar en mis músculos. Me encanta la sensación, parece que vuelo (sobre todo si lo comparo con los agónicos últimos kilómetros en los que me iba arrastrando). Me los paso por la piedra a todos. Fácilmente.

Total, que paso por meta, me quito el chip de la zapatilla y recojo mi bolsa, que abro ávidamente y me bebo el medio litro de agua, la lata de aquarious, me como la chocolatina y después me bebo la coca-cola.

Bueno, pues ya tengo el punto 2.1 de mi lista de propósitos para este año cumplido :-) El 2.2 caerá seguramente este verano; y el 2 al completo no sé, no sé, todavía sigo en los 86 Kg.

7 comentarios:

Freeman dijo...

Godammit [open your fucking ears]. Me parece que en lugar de echarle huevos, lo que vas a echar es la pota. Ya nos contarás qué tal...

fortran dijo...

Pues al final la pota no, pero me están volviendo a entrar ganas de jiñar... y eso que jiné antes de salir ^_^

Lo curioso es que normalmente la gente come muchos plátanos cuando entrena, pero con lo que estriñen no sé yo si será contraproducente... yo por eso me he desayunado un buen zumo de naranja (made in agüela), para contrarrestar.

Jomra dijo...

Salud

Supongo que ir haciendo lo que uno se propone merece una felicitación, o algo así, para dar ánimos más que otra cosa...

Sobre el abastecimiento, ¿había bebidas isotónicas y demás parafernalia atlética? ¿podía coger muchas botellitas para ir tomándolas en el camino? Que cinco kilómetros son cuasieternos si ya se ha recorrido la misma cantidad :P.

En fin, parece que últimamente se ha puesto a "vivir la vida" (aunque sea corriendo :S).

Hasta luego ;)

fortran dijo...

Gracias por las felicitaciones ^_^

El abastecimiento (por cierto, qué burro soy, había puesto "habituallamiento", debe ser por la falta de riego en el cerebro después del esfuerzo) a mitad de carrera era bastante básico, es decir, una botellita de agua y tira millas... supongo que sí que podías coger todas las que quisieras, pero normalmente la gente no se termina ni una (no es bueno llenarse) y cargar con trastos tampoco es lo más recomendable...

Sobre lo de vivir la vida, sí, supongo que ahora que tengo un poquito de tiempo y un poquito de dinero (tampoco demasiado de ninguna de las dos cosas, eh?) estoy intentando exprimirlo todo al máximo, que son 2 días como quien dice... :-)

Saludos!

Eliot dijo...

Buah, donde esté rascarse los cojones sentado en un sillón, con una lata de cerveza en la mano, un cigarrito en la otra, y el mando del canal satélite cerca... Que se quite to.

Anónimo dijo...

Actualiza, joputa. xd
(el figura)

Lek dijo...

Me has recordado mogollón "La larga marcha", de Stephen King... pero corriendo y sin matar a nadie :P