lunes, mayo 04, 2009

Tócate el ego, si llegas

El tito fortran, persigue a la actualidad, pero ella es más rápida... adivinad, amigos míos, de qué voy a hablar... ¡sí! ¡del Ban Day de menéame!

Alguna vez que otra comenté por aquí que leía las noticias en menéame, la verdad es que era un sitio interesante al principio (como también lo fue Barrapunto en su día), pero ya vaticiné que el sistema era una puta mierda y evidentemente se ha acabado derrumbando.

Os voy a contar cómo fue mi experiencia en ese sitio. Primero me creé un usuario (no diré el nombre, es lo de menos) y participé de forma bastante activa (hasta hice un poco de autobombo y todo :-p) y me intentaba ganar votos positivos con la técnica del sociópata (como hice en /. con faloma), pero la cosa no funcionaba igual de bien que en barrapunto. La diferencia es que en barrapunto moderar es complicado, no todo el mundo es candidato a hacerlo y aunque puedas hacerlo, el poder que se te otorga como moderador es limitado... en menéame cualquiera podía "castigar" a los que no pensaban igual y ayudaba al efecto rebaño.

Además, los nacionalistas hacían lobby de una forma muy bestia. En un sistema donde sólo pueden moderar una muestra de los usuarios y de forma limitada es muy difícil que se puedan coordinar algunos para hacer presión, como ocurría en menéame. Recuerdo a bastantes impresentables, cuyos nombres tampoco diré, que por sistema machacaban cualquier comentario de indignación contra ETA y encima se escondían bajo una máscara de demócratas de palo... cortados por el mismo patrón que los que deseaban al justiciero de Lazkao que se pudriese en la cárcel. Pues bien, esos cabrones eran intocables, pese a que hacían una sutil apología del terrorismo en cada uno de sus comentarios y con su actitud, ningún administrador tomó medidas nunca contra ellos.

En cierta ocasión, durante la típica discusión acalorada, un ser despreciable defendía la postura de que le parecía lo más ético que alguien negociase una tregua particular para su región... yo dije que eso era lo mismo que hacían los alemanes cuando veían que se llevaban a los vecinos y que esa actitud era de hijo de puta. ¿Qué pasó? Que el gusano se quejó a un administador catalán y nacionalista como él y baneo al canto.

Me distancié durante una temporada, pero al final, tonto de mí, le di una segunda oportunidad y volví... primero leía sólo las noticias, luego me entró la curiosidad y volví a leer los comentarios, finalmente me volví a crear una cuenta y yo mismo empecé a comentar otra vez. ¿Qué pasó esta vez? Pues que dije jocosamente que había que aprovechar que los Ñetas y los Latin Kings se habían juntado para pegarle fuego al edificio... ¡coño, lo normal! xD y nada, otro baneo.

Como no hay dos sin tres, cuando me vine al Reino Unido (bendito sea, pese a lo feas que son las inglesas), me entró morriña y me puse a mirar otra vez menéame para estar un poco al tanto de lo que se cocía por España... pero esta vez, al mirar los comentarios, no me entraron ganas de comentar. Me dio pena porque ya sólo veía a gilipollas escribiendo gilipolleces irrelevantes. Fijaos cómo tenía que ser el nivel para que eso me echase atrás a mí... Así que la tercera se quedó en meneada interruptus y me dije, ahí os quedáis, pringaos.

En uno de los últimos vistazos esporádicos, casi se me cae una lagrimita de la ilusión. Menéame parecía un matadero lleno de niños retrasados. Era una satisfacción como la del barf-o-rama de la película "Stand by me", de esas que te dejan con una sonrisa mientras miras cómo todos se vomitan encima los unos de los otros.

Lo que más lástima me da es que con la tontería del morbo seguro que ahora tienen más visitas que antes, así que a pesar del golpe moral inicial, el ego de los mamarrachos se acabará viendo fortalecido. Por cierto, qué gracioso que esos que son adalides de la libertad de expresión y que protestan contra las técnicas mafiosas de la SGAE y esas cosas en cuanto les toquen un poco la moral hagan las mismas cosas que tanto critican.

En fin, que tener un ego grande manejando un sitio popular no tiene mérito... ¡lo del autor de este blog sí que lo tiene!

2 comentarios:

Lek dijo...

Ahora ya sabes porqué nunca me haré comentarista de Menéame. Tengo menos futuro que mis mascotas ^^

Warchief dijo...

Me parto, pero sigo leyendo meneame todos los días :)