sábado, septiembre 11, 2004

El Síndrome del Ingeniero

Bueno, como el último post me quedó muy salvaje, vamos a quitarle un poco de hierro al asunto hablando de una de las peores partes de estudiar una ingeniería. No es tener que estudiar cosas bastante complicadas durante cinco (o más) años para luego acabar en el paro, no, es algo mucho peor... el Síndrome del Ingeniero (Engineer's Syndrom).

El tal síndrome se trata de un modificador negativo y acumulativo a las tiradas de salvación contra orcos, trolls, ogros y demás humanoides monstruosos. El modificador a las tiradas es de un punto por cada año que se pase en una Escuela Politécnica Superior ó Facultad donde se cultiven ingenieros.

Para aquellos que no estén familiarizados con las reglas de Dungeons & Dragons, digamos que el modificador negativo son los puntos que le sumas a tu apreciación sobre cómo de buena está una piba. Lo peor del tema es que es acumulativo con el algoritmo de Justerini & Brooks. Veamos un ejemplo práctico:

Llevas 4 años en la E.P.S. estudiando Informática (donde es más grave el tema), son las 5 de la mañana y te has bebido unas 10 copas... avistas un pibón que parece que tiene un 8,5... aplicamos los modificadores:
8,5 - 4 - (10-6)·0,75 - (5-4)·0,5 = 1
efectivamente, la tía que creías que tenía una puntuación de 8,5 para el resto del mundo a la luz del día tendría un 1 sobre 10. Así que si estáis estudiando una ingeniería, no os arriesguéis a beber y a quedaros hasta muy tarde por ahí, que con lo vuestro ya tenéis suficiente...

Esto ha quedado un poco obscuro, pero cuando veáis a un estudiante de ingeniería salir de marcha lo entenderéis...

1 comentario:

entropico dijo...

Hola, comentario tardio.

El sindrome del Ingeniero está bien documentado desde tiempos antiguos, yo le llamo el sindrome del marinero. ¿ O te has creido alguna vez que las sirenas existen?

Imaginate, un monton de hombretones, solos durante meses en un barco. Cuando avistaban una forma vagamente femenina, por ej. una foca, los pobres se excitaban. De las calenturientas mentes de los marinos, más los sensuales cuerpos de los leones de mar (a sus ojos), proviene la leyenda de las sirenas.

Esta bajada de liston no es mala, debería alegrarte en vez de preocuparte. Piensa que la otra alternativa de los pobres marinos era encauzar su libido hacia sus compañeros. Así que esa bajada de listón, más que un problema, la veo como un "workaround" para no amariconarse.

Un saludo,
hola.